martes, diciembre 06, 2022
Mercadeo

Los pagos contraentrega como aceleradores de las compras en línea

El comercio en línea ha ganado una mayor penetración gracias a la pandemia. El Covid-19 obligó a las pequeñas, medianas y grandes empresas a digitalizar sus servicios para operar remotamente debido al aislamiento. Desde los retailers y grandes superficies, hasta los emprendimientos y compañías B2B debieron sumarse a esta transformación para permanecer vigentes.

Según cifras del más reciente informe de Grupo Bancolombia sobre comercio electrónico y evolución digital, durante el 2020 hubo un crecimiento del 130% de los ingresos por este canal en el país. Esta tendencia se estima que se proyecte en el corto plazo, pues la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico proyectó un crecimiento del 16% para 2021; es decir, los ingresos en el país serían de 5,7 billones de dólares a través del comercio en línea.

Estas cifras señalan el norte hacia donde deberán apuntar todas las estrategias de mercadeo: fortalecer los canales digitales. Gurús de la tecnología a nivel global señalaron que los efectos del Covid aceleraron 30 años la adopción digital en el mundo; situación que representa un reto para todas las industrias -incluyendo el comercio- que transformaron y continuarán adaptando sus dinámicas a la virtualidad.

Por otro lado, países como Colombia aún se encuentran en esta transición. De un momento a otro su dinámica de mercado sufrió cambios abruptos y los consumidores siguen intentando entenderlos y apropiarlos. La penetración digital, por ejemplo, aumentó pero sigue siendo un reto, sobre todo en zonas rurales. Los pagos en línea, por su parte, han tenido un crecimiento sostenido desde hace más de cinco años, aunque actualmente solo el 20% de los colombianos los utiliza.

Falta de confianza y desbancarización: obstáculos de la adopción del ecommerce

Rocketfy es una start-up especializada en la digitalización de establecimientos de comercio. En el 2020, en pleno pico de la pandemia, lanzaron una plataforma que integra en un mismo lugar toda la cadena del ecommerce; desde la tienda virtual hasta la logística post venta. Hasta el momento cuentan con 15.000 usuarios activos y 8.000 tiendas, cifra que crece a un 30% mes a mes.

P&M habló con Alejandro Kratc, CEO de Rocketfy, sobre las herramientas que pueden facilitar la transición tecnológica de los consumidores y posicionar los ecommerce de las pymes. Entre ellas destacó los pagos contraentrega como mecanismo importante.

«En Colombia tenemos dos grandes obstáculos en cuanto al comercio electrónico. Uno de ellos es la desbancarización, pues más de la mitad de la población no cuenta con mecanismos de pago electrónico. El segundo tiene que ver con la falta de confianza por cuenta de los compradores, sobre todo de aquellos que recién están empezando en el mundo del ecommerce. Con todo esto, el pago contraentrega juega un papel fundamental como facilitador de las compras en línea», señaló Alejandro.

¿Cómo puede una empresa adoptar este mecanismo?

El CEO de Rocketfy recomienda contar con aliados que dispongan de este tipo de servicios. Desde la start-up, por ejemplo, cuentan con la tecnología y herramientas que le permite a los transportadores realizar el recaudo del efectivo y entregarlo al vendedor, consignándoselo en la cuenta. Tienen cobertura en cientos de municipios a nivel nacional y garantiza la seguridad del proceso.

Otras características

Otra variable del los pagos contraentrega son los realizados mediante datáfono. De esta forma, se le asegura al comprador su pedido y se le ofrecen otras facilidades de pago. Sin embargo, comentó Alejandro, este mecanismo apenas se está adoptando en Colombia y continúa sin solucionar el obstáculo de la desbancarización. Además, no todas las empresas de transporte cuentan con datáfonos en todas las ciudades.

Adicionalmente, una de las desventajas de este método de pago es que el comprador puede arrepentirse al momento de la entrega. Razón por la cual recomienda a las empresas migrar a sus clientes al pago electrónico una vez esté construida la confianza.

También le puede interesar: Las tiendas low cost cada vez más cerca de liderar las compras off line