lunes, febrero 06, 2023
P&M Analiza

El Grupo Gilinski compra El País y amplía su emporio empresarial

a la izquierda Gabriel Gilinski y a la derecha la fachada del edificio del El País de Cali

Con esta adquisición el grupo reafirma sus intenciones de crear un gigante mediático. ¿Es esto bueno o malo para los colombianos?

La primera gran compra del Grupo Gilinski en el sector de medios de comunicación en Colombia sucedió en noviembre de 2020, cuando el conglomerado dirigido por Jaime Gilinski de 64 años ejecutó la opción de compra de la totalidad de las acciones del Grupo Semana. La movida fue sorprendente ya que solo un año antes ya habían adquirido el 50% de las acciones en una operación tasada en 18 millones de dólares, según Forbes.

El cambio editorial fue inmediato; salieron grandes líderes de Semana como Alejandro Santos, Ricardo Calderón y, por supuesto, Felipe López, el poderoso fundador de la revista, que definió la agenda política del país por más de 30 años. Así mismo, llegó a la dirección Vicky Dávila, periodista con amplia experiencia en radio y televisión que venía liderando la fusión de ediciones de papel y digital, y a quien Gabriel Gilinski, heredero del grupo y quien se encarga de las adquisiciones mediáticas, le entregó una misión: convertir a Semana en el Fox News Colombiano.

El cambio en Semana es evidente: dos años después de la compra, su línea editorial ya no le apuesta a investigaciones de largo aliento, sino a noticias rápidas, impactantes, que traigan clics y amplíen su audiencia. Para bien o para mal, Gilinski y Dávila lograron su objetivo y en 2022 Semana se volvió el medio digital más leído del país; mérito que históricamente sólo le había pertenecido a El Tiempo.

Lo anterior, sin embargo, no era suficiente para Gilinski. En enero de 2023 el Grupo anunció que, a través de la mano con Semana, compraron el País de Cali a través de una deuda de dos millones de dólares. La compra de El País significó su salvación económica: El diario llegó a 2020 sin flujo de caja y con un embargo de la Dian. La adquisición, entonces, pondrá al día el salario de los trabajadores, algunos no han recibido pagos desde noviembre de 2022, y saldará deudas.

Esta compra, además, sella la dirección del conglomerado: crear un grupo de medios digitales que sean los que guíen y definan la información en Colombia. Según una fuente que prefirió permanecer anónima que habló con La Silla Vacía, los Gilinski no piensan detenerse ahí: van a comprar más medios regionales con el objetivo de dominar el 50% del tiempo que los colombianos le dedican a medios digitales.

Hace cinco años tal misión parecía imposible. Sin embargo, la compra de Semana y de El País, un medio que por 70 años perteneció a la misma familia, quedó claro que el "modelo Semana" que crearon los Gilinski se puede tomar muchos más medios. Aunque su modelo es exitoso en cuanto a métricas y audiencias, puede ser complejo en materia de acceso a y diversidad de la información.

En resumen: si la expansión mediática Gilinski continúa, serán los dueños de la información en el país y determinarán qué hechos comunicar a los colombianos y cómo. Al analizar los diferentes medios de comunicación en Colombia, probablemente nadie se sienta restringido en términos de elección del consumidor. Hay opciones variadas desde El Espectador pasando por Volcánicas, hasta llegar a Mutante o El Tiempo. Tal cantidad de medios hace pensar que los colombianos cuentan con opciones en todo el espectro político y económico cuando se trata de fuentes de noticias. Sin embargo, si un grupo empresarial que ya definió un modelo mediático, el de Semana, como el correcto sigue adquiriendo medios regionales o nacionales, la realidad de contar con un periodismo diverso se desvanece.

Aunque la compra del El País, y probablemente de otros medios, por parte de los Gilinski y Semana supone un salvavidas económico para estas empresas, también puede convertirse en un un problema importante para los lectores y para la trayectoria de la democracia del país, ya que la concentración de la propiedad de los medios de comunicación no solo reduce la diversidad de puntos de vista, sino que puede crear posibles conflicto de intereses, el riesgo de parcialidad e incluso la supresión de la información contraria a los intereses económicos o políticos de una empresa o individuo.

La compra además, tiene más tela por cortar; según La República, detrás de la adquisición está la pelea de los Gilinski con el grupo Empresarial Antioqueño (GEA); según el diario económico el ´cacao´ antioqueño, Manuel Santiago Mejía, presidente de Alkosto, hacía parte de una alianza valluna compuesta por empresas como Manuelita, Carvajal, Colombina, y Sidoc, entre otras, que llevaban un año en conversaciones con la familia Lloreda para comprar El País, y a quienes Gilinski se les adelantó. Queda por ver si este nuevo medio es un paso más para lograr los intereses políticos del Grupo Gilinski

En su comunicado, el conglomerado afirmó que harán una inversión importante en la parte digital de El País y que fortalecerá el músculo periodístico para que el diario pueda “seguir cumpliendo con su misión de informar de manera responsable y veraz”. Si bien se espera que este sea el futuro del medio, uno de los más importantes en las regiones de Colombia, habrá que esperar para ver si los Gilinski compran más medios y cómo los administran, especialmente en lo que a periodismo se refiere.

También te puede interesar: Top 10 de medios digitales colombianos en reconocido ranking a nivel mundial