martes, febrero 07, 2023
Marcas sostenibles

¿Cuál es el avance de las empresas colombianas en el cumplimiento de los ODS?

mano humana estrechando mano digital que sale de un laptop

El 34% de las organizaciones en el país ha incorporado los objetivos trazados por Naciones Unidas durante el último año.

Cada vez son más frecuentes los fenómenos medioambientales y sociales que evidenciamos en Latinoamérica, la sobrepoblación humana en regiones con recursos limitados, la contaminación atmosférica, la gran cantidad de residuos sin reciclar que contaminan el agua, la siembra ilegal de coca, la deforestación en espacios que podrían ser útiles para la ganadería y la agricultura, el aumento de desempleo y pobreza a causa de la pandemia, la migración y desaparición que deja el conflicto armado, entre otras, que traen consigo repercusiones que tienen efectos directos en la economía.

Frente a lo anterior, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), promovidos desde Naciones Unidas, toman mayor relevancia al reconocer que la acción en un área afectará los resultados en otras y se debe equilibrar la sostenibilidad social, económica y ambiental; planteando un visión unidireccional del desarrollo al procurar un balance donde la creatividad, el conocimiento, la tecnología y los recursos financieros de toda la sociedad son necesarios para alcanzar dichas metas que suponen proteger el planeta y garantizar un mejor futuro para 2030.

Por ello, para poder dar cumplimiento a nuestro futuro, las empresas de todos los sectores deben involucrarse y plantear dentro de su estrategia la ruta para la incorporación de la sostenibilidad en las estrategias de negocio de las empresas, lo que también afecta directamente en la reputación de las compañías y, en consecuencia, su valor.

De acuerdo a ‘The Sustainability Yearbook’, informe en el que destacan a las empresas que fueron más sostenibles durante el año, de 7.554 compañías evaluadas a nivel mundial, 16 de ellas eran colombianas, aumentando dos participaciones de nuestro país en comparación al anuario de 2021.

Un ejemplo de empresas del país que le apuestan a la sostenibilidad y al futuro es Innpactia, la plataforma aliada que conecta proyectos de alto impacto con fondos y capacitación, reinventando la estructura del financiamiento para el impacto social. “Ser sostenibles ya no es una opción. En los últimos años, este propósito se ha convertido en un imperativo para las empresas donde inversionistas, clientes, consumidores, entre otros grupos de interés, demandan cada vez más un mejor desempeño corporativo en todos los ejes de la sostenibilidad. Estos dos aspectos: rentabilidad y sostenibilidad, pueden llevarse a cabo en simultáneo, y cada vez son más las empresas que están inclinándose por estrategias de impacto. Por eso desde Innpactia buscamos apoyar la inversión a emprendedores, organizaciones y proyectos de impacto social y ambiental, claves para la sostenibilidad”, afirmó Juan Carlos Lozano, CEO de Innpactia.

Asimismo, y respaldando lo anterior, de acuerdo al estudio realizado ‘La Sostenibilidad en la Agenda del Liderazgo Latinoamericano’ de SAP, el 77 % de las empresas de Colombia cuenta con una estrategia de sostenibilidad, lo que representa un aumento de 32 puntos porcentuales frente al 2021. Y el 34% de las organizaciones ha incorporado los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) durante el último año, asegurando el 53 % de los líderes empresariales que han visto resultados de sus estrategias de sostenibilidad muy por encima del 39 % regional.

Es significativo el paso durante estos años han dado las empresas colombianas redefinido sus buenas prácticas en cada uno de los proyectos que realizan en pro de las comunidades y el medioambiente, y se espera que durante el 2023 muchas más se sumen a esta ola social. “Una apuesta que desde Innpactia hemos puesto en marcha durante este mes para incentivar a todas las organizaciones y emprendedores sociales para cumplir con los ODS es disponer de más de 11 mil millones de dólares en financiación, destinados para que cualquier emprendedor pueda hacer uso de nuestra plataforma y sus usuarios accedan de manera gratuita a sus contenidos. Lo anterior entendiendo que hemos avanzado en el país, pero aún falta acelerar esfuerzos en materia de inversión sostenible para llegar a cumplir las metas que proponen los ODS”, finalizó Lozano.

Entre las consecuencias que puede enfrentar una empresa que no tiene proyectada alinear su estrategia general con una estrategia de impacto está la afectación del medioambiente en sus zonas de influencia directa, el deterioro de las relaciones con las comunidades locales, brechas en su reputación e imagen de la compañía y de sus productos lo cual impacta negativamente en las ventas y el valor de la compañía en el mercado. Adicionalmente, a gran escala, dificultad en el acceso a materias primas y aumento del costo de las mismas, así como mayores costos de producción, y sanciones por autoridades ambientales y del trabajo por incumplimiento de la regulación correspondiente.

También le puede interesar: Belleza sostenible y cruelty free: consumidores cada vez más conscientes