sábado, julio 20, 2024
Restaurantes

Una noche en Cuerdo: comida colombiana singular

Comida, cultura, mercadeo e innovación conforman la propuesta del restaurante de Seratta que incluye platos como curry vegano hecho a base de plátano verde, y refajo de cerveza, aguardiente y tamarindo.

Cuerdo es el nombre de uno de los 24 restaurantes del Grupo Seratta en Bogotá. Está ubicado en el tercer piso del Centro Comercial Atlantis en Bogotá y, a pesar de que es una palabra manoseada para describir restaurantes y experiencias, su oferta es única y solo se puede explicar viviéndola.

Esta es una noche para dos en Cuerdo:

8:00 p.m.

Al llegar nos reciben a la entrada del restaurante que está cubierta de hojas y que tiene una escultura gigante de una cara y una mano doradas haciendo el gesto de hacer silencio. Una de las personas del staff de Cuerdo nos dice que todo inicia con una quema de eucalipto. Quienes van a comer deben cerrar los ojos y pensar en cosas buenas.

Al entrar nos saluda la host Madeleine, la encargada de Cuerdo, vegetariana, habitante del páramo de Sumapaz y amante de cada plato del lugar.

Nos explica que la experiencia es de comida colombiana…pero diferente.

8:15 p.m.

Nos explican que la experiencia incluye dos entradas, dos platos fuertes, dos cócteles y un postre.

Mientras esperamos las entradas llega un hombre en zancos con pantalones coloridos y nos saluda. Así mismo, la luz encima de la mesa cambia de color, todo el restaurante está sumergido en hojas.

8:20 p.m.

Llegan las entradas y (espero que los lectores me perdonen, pero voy a describir cada plato en mis palabras), son dos: una hormiga culona con un crocante perfecto y pan con mantequilla de chontaduro, y camarones apanados con cáscara vegetal y fermentado de, mango y granadilla.

Desde el inicio, porque aclaró, no habíamos visto la carta, nos sorprende la presencia de ingredientes colombianos absoluta. Además, todo sabe y se ve increíble.

8:35 p.m.

Antes de que lleguen los platos fuertes nos traen un refajo hecho de cerveza, aguardiente y miel picante de tamarindo que sabe a un refajo más refrescante de lo normal y que se ve rosa y amarillo.

8:40 p.m.

Llegan los platos principales, que nos vuelan la cabeza.

El primero se llama "Arroz Molotov" y es un arroz tipo paella, pero que viene con chuguas, trozos de pechuga, chorizo, carne de res, camarones, y un poco de picante, acompañado de chips de cubios.

Suena raro y sabe a gloria.

Después de haber dicho por años que la comida japonesa e italiana era mi favorita, este restaurante, o mejor dicho, este plato se coló en mi top 2 de comidas en Bogotá.

El segundo plato fuerte es un curry de plátano verde. Un plato hecho con vegetales estofados y plátano verde, que sirven con arroz basmati y pan roti. De este plato destaco dos cosas: primero, sabe ciento por ciento a curry indio y segundo, es completamente vegano.

9:15 p.m.

De postre sirven un "No quiero pagar la cuenta", un plato que se ve como una esponja de lavar loza sucia y que tiene una salsa verde que simula el jabón. Para serles honesta, no recuerdo bien qué tiene, pero sabía a miel y jengibre. Un postre suave y perfecto después de los sabores contundentes de los fuertes.

9:35 p.m.

Cuando pensamos que ya se había acabado la experiencia llegan con otra sorpresa: un cóctel de autor llamado "Romance en ruinas" donde se mezclan guatana, pimienta dulce, tequila, mezcal, durazno y una rosa que uno de los comensales aplasta con sus manos arriba del vaso.

El sabor es a guayaba intensa.

9:55 p.m.

Para terminar la noche nos traen dos tazas de café con un café hecho en drip suave, sin ninguna amargura, acompañado de un pequeño chocolate.

Las tazas son bellas: están hechas de forma que la taza y el plato tienen caras y se besan cuando se ponen en la posición correcta.

Según Tom Fishborne, fundador y CEO de Marketoonist, “el mejor marketing es el que no se siente como marketing”.

Eso es Cuerdo: una propuesta de comida colombiana diferente, con platos cocinados sin errores, con una experiencia atractiva y llena de detalles que hacen referencia a la cultura colombiana, pero a la cultura menos conocida, la que no es solo ajiaco o bandeja paisa (sin decir que estos platos tengan nada de malo, bien hechos, son deliciosos). La unión de estos factores crea un momento de marketing perfecto, en el que las personas están tan cautivadas, confundidas, o sencillamente felices que pagan sin reparo.

Y es que en cada detalle de los restaurantes de Seratta se siente, por lo menos para mí, la mano de Jairo Palacios, su fundador, CEO y CMO que estudió marketing y que, se nota, ama la profesión.

10:00 p.m.

La experiencia se termina, nos paramos y salimos a buscar un Uber. En las escaleras del centro comercial alguien me saluda desde otra escalera que va subiendo. La saludo de vuelta y, sin pensarlo, le digo “No sé a dónde vas, pero cambia tus planes y ve a Cuerdo ... no te vas a arrepentir”.

A continuación algunas fotos de Cuerdo:

También te puede interesar: El fenómeno Bridgerton

28
agosto
Evento

Dircom Tracker 2024

La presentación del estudio que analiza el rol del líder de comunicación organizacional en Colombia