miércoles, diciembre 07, 2022
Comunicación

Más allá del código QR: la digitalización de los restaurantes

Adoptar los avances tecnológicos ha permitido a muchos restaurantes mejorar la eficiencia y satisfacer las demandas de los consumidores, cada vez más demandantes, en una era cada vez más digital.

Durante y después de la pandemia ocasionada por el COVID-19, hemos visto a mayor escala cómo la industria global de restaurantes se ha digitalizado. Dicha transformación llegó de la mano tanto con el aprovechamiento de los escenarios online, como con la adopción de tecnología en los espacios físicos.

Hace alguno años, las apps de servicio de comida rápida fueron el boom que dio paso a la ampliación de la oferta gastronómica, y entró por ejemplo la comida saludable. Hoy en día, cualquier restaurante tiene la oportunidad, y la aprovecha, de estar en línea y ofrecer su servicio. Además, hay espacios físicos que funcionan como quioscos de pedidos automáticos, que han permitido recopilar datos útiles de los clientes, reducir los costos de mano de obra y disminuir la cantidad de pedidos incorrectos.

Por otro lado se encuentra la integración de experiencias de compras físicas, digitales y móviles, impulsando la lealtad del consumidor a través de la identificación y personalización del cliente, y aumentando la automatización de procesos para impulsar la calidad y la eficiencia, todo lo cual está relacionado con atraer y retener clientes. Además de otras soluciones como los menús digitales y las opciones de pago sin efectivo, el pago móvil sin contacto.

El 'menú digital' en Colombia

Cluvi, una startup colombiana que ayuda a la digitalización de comercios gastronómicos, analizó los datos de 3.000 establecimiento en el país y reveló la radiografía en cifras del impacto ambiental que causó la eliminación de las cartas físicas y la digitalización de la industria gastronómica durante la emergencia sanitaria.

La digitalización de los menús físicos en los comercios gastronómicos no solo evitó que se talaran un número considerable de árboles; también generó un impacto positivo en términos de gasto y consumo de este vital líquido.

Dicho informe analizó que por cada hoja de papel se produce un gasto de 10 litros de agua, lo que permite señalar que los 3.000 restaurantes que durante 18 meses decidieron no imprimir más cartas físicas salvaron 37 millones 440 mil litros de este recurso no renovable.

Esta llamada digitalización funciona completamente a nuestro favor (el de los consumidores). Después de todo, ha abierto canales de venta que no existían antes y ha aumentado la eficiencia. ¿Qué sigue? Dado que la mayoría de los restaurantes han adoptado una estrategia digitalizada, deben mantenerse al día, que se conviertan en una norma para mantenerse a la vanguardia con sus competidores.

También le puede interesar: Bimbo se suma a la lucha contra el hambre donando millones de rebanadas de pan