Y Colombia cocinó con la Fina

La Fina
Mauricio Ariza Casalini, director y vicepresidente creativo para La Fina en Juan David Botero & Asociados Publicidad

Colombia cocina con La Fina. Este eslogan de mi autoría, creado y difundido masivamente en los años 80 y 90, llegó a mi mente como resultado del desarrollo y el análisis de varias campañas y comerciales de televisión, que de alguna manera modificaron los hábitos de las amas de casa desde los años 60. Con el lanzamiento de la margarina La Fina, se empezó a crear un nuevo hábito de consumo entre los colombianos.

El eslogan de los primeros años de La Fina fue La Fina, la margarina. La estrategia creativa y de comunicación que se diseñó desde un comienzo, bajo la gerencia operativa de Juan David Botero (q.e.p.d.), era la de contratar siempre un “presentador celebridad”, ya que al público le atrae y le encanta ver siempre a la gente famosa y a sus personajes favoritos.

Publicidad

Modelos y personajes reconocidos de la farándula nacional protagonizaron comerciales de La Fina, como el presentador Saúl García, del programa de televisión Saúl en la Olla; el chef Segundo Cabezas y Susana Caldas Lemaitre. Lo mismo sucedió con el lanzamiento de la marca La Fina Chiffón, que acudió a los más grandes presentadores de la televisión colombiana en ese momento: Doña Gloria Valencia de Castaño (q.e.p.d.) y Fernando González Pacheco (q.e.p.d.). Con esta identidad de marca, fuimos creando y dando continuidad a campañas que nos permitieron un ilimitado kilometraje creativo y que fueron un éxito rotundo en ventas durante varios años.

Una de las claves del éxito estuvo en escoger personajes que transmitieran una gran credibilidad y autoridad, para que hablaran de las bondades del producto. Así logramos tener preferencia y fidelidad en el mercado.

La marca ha mantenido una comunicación consistente, siempre acompañada por su famoso jingle que es un clásico de la publicidad colombiana desde 1965: La Fina, la margarina, la preferida en la mesa y cocina. La Fina, a todos les gusta más, con tostadas, galletas o con pan. El jingle que está en la memoria de los colombianos fue grabado originalmente con todos los instrumentos interpretados al mismo tiempo y no por canales separados como se hace hoy. Debe su letra al locutor Jimmy García Camargo y los arreglos musicales a Marco Rayo.

“Una de las claves del éxito de La Fina

fue tener personajes famosos en sus comerciales”.

La evolución de la marca nos permitió entender las necesidades, hábitos, gustos y costumbres de nuestros consumidores y llegar a distintos segmentos del mercado con productos innovadores o diferentes presentaciones, empaques y tamaños, como las margarinas La Fina Chiffón, La Fina Suave y La Fina Fiesta, una combinación de margarina de mesa y mermelada de fresa o de mora, para el consumidor infantil.

La Fina causó una revolución en la cocina colombiana al hacer énfasis en las bondades de la margarina 100% vegetal y su versatilidad para guisar, saltear, hornear, freír o esparcirse directamente sobre los alimentos.

En 2015, La Fina decidió apostarle a un nuevo elemento de marca y creó un personaje animado tipo Walt Disney: una ágil y delicada ama de casa de nombre Fina que busca ser la cómplice número uno en la cocina. Debido al gran número de margarinas que han entrado a competir y engrosar el mercado en esta categoría, se afirma que La Fina “se derritió pero sigue firme”, pues a pesar de caer siete puntos en ventas, tiene recordación y posicionamiento de marca. Sigue siendo la número uno en el top of mind de la categoría de margarinas en Colombia, según informó la revista Dinero en 2017.

Por Mauricio Ariza Casalini, director y vicepresidente creativo para La Fina en Juan David Botero & Asociados Publicidad.

También le puede interesar: ¿El consumidor ha muerto? Larga vida al consumidor

Comentarios