martes, mayo 21, 2024
Santiago Nieto

¿Para qué un área de comunicaciones internas si en una organización todos comunican? No solo nuestra labor es informar a los empleados de una compañía. Se requiere de expertos que también conecten a todos los protagonistas de lo que está ocurriendo y que le dé vida al propósito de la compañía, a través de experiencias que potencien la cultura.

Que ya exista un área de comunicaciones internas en la compañía, es un avance, porque no toda organización tiene un equipo o persona dedicado y esto muestra la evolución que ha tenido nuestra función. En este camino de consolidación de esta labor aún existen algunos mitos que deben ser aclarados para entender mejor hasta dónde podemos llegar.

Somos contadores de historias, no mensajeros

Enviar comunicados, actualizar carteleras y realizar eventos de integración es apenas una mínima parte de lo que hacemos. Contamos historias, creamos experiencias y las conectamos con un propósito, esa es nuestra esencia.

Con el ingreso de las redes sociales corporativas, hoy las personas pueden enviar sus propias informaciones y esto está bien. Pero para contar una buena historia debe haber un narrador principal que vaya integrando a los diferentes protagonistas, dándoles su propia voz.

Es aquí donde resalto que la comunicación es un deporte de equipo con jugadores en posiciones distintas, pero con un mismo objetivo, y quienes soportan la estrategia de comunicación son los líderes de la compañía, a todo nivel. Porque los mensajes son coherentes no solo al publicarlos en un medio interno, sino al verlos cobrar vida a través del ejemplo del equipo de liderazgo de las empresas.

Diferentes caminos, una misma meta

Ni todos somos delanteros, ni todos somos arqueros. Todos jugamos en diferentes posiciones con un norte en común. Comunicaciones Internas tiene la enorme ventaja de conectarse con todas las áreas de la compañía. Al entender a todos los colegas nuestras comunicaciones serán mucho más efectivas, porque al final juntos estamos enfocados en la reputación de la compañía.

Si bien hay un debate interesante acerca de la estructura a la que pertenece Comunicaciones Internas, independiente de si estamos dentro de Recursos Humanos o dentro de Relaciones Públicas, Marketing, o incluso Presidencia, el objetivo es el mismo. Hay que entender que podemos tener caminos diferentes donde seguramente nos encontraremos en ciertos puntos y esto se logra con roles y responsabilidades claras.

El trabajo colaborativo con todas las áreas de la compañía será fundamental para aprovechar la experiencia y conocimiento de todos los protagonistas cuidando la forma y el fondo del mensaje.

No somos una navaja suiza

El multitasking no existe y pedirle al área de Comunicaciones Internas que también sea responsable de las comunicaciones externas, las relaciones públicas, y al mismo tiempo de la responsabilidad social, todo por el mismo precio es una irresponsabilidad.

He tenido la fortuna de trabajar en compañías que resaltan el valor de cada uno de estos cargos al destinar al menos una persona para que las lideren. Entre más temas se le pidan a Comunicaciones Internas que lo alejen de su verdadera esencia, se le estará quitando tiempo y recursos valiosos para cumplir con el objetivo para el que existe esta área.

Una sola comunicación, diferentes audiencias

Es importante aclarar que esa delgada línea que existía entre comunicaciones internas y externas cada vez se va borrando para darle paso a una verdadera comunicación corporativa. Toda comunicación al interior de una compañía tiene el potencial de ser compartida externamente. Y para eso se debe contar con expertos que conozcan las diferentes audiencias. Esto es trabajo colaborativo, porque para relatar historias necesitamos diferentes voces.

Comunicar es conectar

La verdadera conexión en la comunicación se logra a través de historias emotivas, con diferentes voces que evidencien para qué existe la compañía, a través de los valores y ambientados en un lugar inspirador para trabajar.

También le puede interesar: De modas y otros demonios