sábado, noviembre 26, 2022
Default Avatar

Por: Lucas López L. VP de Mercadeo de Grupo Familia

a-normalidad

Mucho se habla de que en las crisis salen a flote las mejores oportunidades, y eso solo nos hace pensar en cuáles serán las grandes revelaciones que traerá esta pandemia. Ya hemos visto algunas: el E-commerce avanzó en 6 meses lo que iba a avanzar en 10 años; Teletrabajar es una realidad; los pagos sin contacto funcionan a la perfección; y muchos otros cambios que eran apenas tendencias se aceleraron de una forma exponencial.

a-normalidad

Soy un convencido que esta etapa tan retadora de nuestras vidas va a traer miles de innovaciones. Sin embargo, a lo largo de los años me he dado cuenta que la innovación es mucho más que buenas ideas; claro, tiene un comienzo de inspiración, pero sin un largo camino de transpiración con altas dosis de estrategia e implementación será simplemente eso: una buena idea.

Estamos en una coyuntura compleja, llena de retos: los niveles de pobreza y desempleo aumentaron significativamente; la deuda de muchos países toca el techo histórico; compañías van a la quiebra y algunos nos preguntamos ¿seré yo el próximo?

a-normalidad

Me he considerado un optimista toda mi vida y hoy no es la excepción. Estar del lado de las oportunidades, por lo difícil que parezca es simplemente una escogencia. Aun sin pasar la página del Covid-19, vivimos en el mundo de las posibilidades infinitas: la tecnología ha puesto el conocimiento a un clic y casi de manera gratuita para todos. También nos ha permitido informarnos, probar las cosas en tiempo real y después comprar si realmente sirve. Y lo más importante: hay consumidores dispuestos a probar ofertas nuevas en prácticamente cualquier producto o servicio. Así, que quien no quiera innovar hoy, es simplemente, porque así lo decidió.

No creo en la nueva normalidad, sino en la nueva “a-normalidad”. La manera como estamos viviendo hoy y la que vamos a vivir tiene de todo menos de normal, pero desear que las cosas vuelvan a ser como antes solo nos va a traer miedo y parálisis. Los empresarios, emprendedores, empleados, estudiantes, y todos, estamos obligados a transformar nuestros procesos de trabajo y nuestras estrategias de cara al futuro. Pero a su vez, es un gran riesgo, correr para cambiar sin un norte claro. Creo en la agilidad, pero en la agilidad con estrategia y visión de largo plazo; si no simplemente nos perderemos en el mundo de las posibilidades infinitas.

a-normalidad

Partiendo de lo anterior, es importante entender que hay unos puntos simples para que un negocio construya un camino de diferenciación y pueda ser líder en su categoría, cualquiera que sea.

Punto G de la Estrategia

Primero que todo, es importante estudiar a fondo tres puntos clave: i) ¿¿Cuál es la oferta de mi competencia, y cómo estoy yo frente a ellos? ii) ¿Cuál es la necesidad y el dolor de mi consumidor, ¿realmente lo estoy resolviendo? y iii) ¿Cuál es mi capacidad como compañía, lo que me hace único y superior? Cuando tengo claras las necesidades de mi consumidor, mis competencias (o las competencias que debo desarrollar) y a su vez compito lejos de la oferta de valor de mis competidores, estoy en el “Punto G de la Estrategia”, donde se crea el máximo valor.

Tener claro dónde y cómo jugar hoy en día es más importante que nunca porque las barreras competitivas se están derrumbando; hoy las empresas de tecnología se vuelven bancos, las telefónicas se transforman en generadoras de contenido y quienes estaban ahí se encuentran compitiendo con alguien que tiene una manera diferente de abordar el negocio; poner a un Banco tradicional a competir contra NUBank es como poner a jugador de Tennis a jugar Basketball. ¿Quién es mejor deportista? Ninguno de los dos. ¿Qué competencias tiene Amazon para volverse un competidor de la TV o de las películas? Algunos dirán que ninguna, pero se equivocan; Amazon es una compañía que tiene la capacidad de entender al consumidor como nadie más lo hace y luego es capaz de integrar en su ecosistema prácticamente cualquier proveedor independiente del producto. Así que integrar contenido de calidad a su oferta no está tan lejos como parece.

a-normalidad

Lo más seguro es que su próximo competidor, sea cual sea su negocio tratará de ganarle usando una o muchas palancas digitales. Todas las industrias se van a ir transformando en ecosistemas, donde la tecnología y las plataformas serán protagonistas.

¿Quién se imaginaba hace 5 años que un restaurante podía ser amenazado por una empresa de tecnología? Y nadie trajo los chefs-robot en la cocina, como se veía en las películas de ciencia ficción; simplemente llegó alguien que se dio cuenta que pedir comida a domicilio era difícil y lento, centró todos sus esfuerzos en ese dolor y hoy muchos restaurantes están inmersos en un ecosistema del cual ya no son dominantes, simplemente proveedores.

a-normalidad

Entonces, ser bueno en su negocio es importante, pero entender de donde viene o puede venir la competencia y como alejarse de ella es aún más, en función de una convicción profunda en el propósito. Así que es hora de tomarnos un respiro para construir una perspectiva clara sobre cómo se verá el negocio en el que estoy en unos años, ser creativo, pensar primero en lo digital y poner ahí todos los esfuerzos, puede ser terrorífico entrar en lo desconocido, pero como dice un famoso autor, “Si tienes miedo, hazlo con miedo”.

También le puede interesar: La sostenibilidad no desaparecerá esta vez

30
noviembre
Creative Conference 2022

Creative Conference 2022

El encuentro que presenta las soluciones creativas para la comunicación de las marcas.