miércoles, diciembre 07, 2022
Jaime García

En esta columna analizo el impacto en el comportamiento que se genera en los hogares a partir de los cambios de gobiernos.

Kantar División Worldpanel se especializa en el comportamiento de compra de los hogares en más de 50 países en el mundo incluyendo 14 países de Latinoamérica; demostrando a la industria de consumo masivo cómo se comporta la población para comprar productos de consumo en el hogar. Este estudio pretende demostrar el impacto en el comportamiento que se genera en los hogares a partir de los cambios de gobiernos y especialmente de izquierda. Kantar no tiene una tendencia política ni busca motivar apoyos políticos, buscamos presentar resultados de comportamiento espontáneo de la población en Latinoamérica.

Hoy en día no existe una relación directa entre el tipo de gobierno y los crecimientos económicos de los países; lo que si es cierto, es que existe un comportamiento correlacionado entre el crecimiento económico de potencias mundiales como China y Estados Unidos con el crecimiento económico de los países latinoamericanos. Lo que resalta en el crecimiento económico es la disminución de la pobreza y la evolución de la clase media en Latinoamérica que sobrevive en promedio con ingresos semanales entre 13 y 70 dólares semanales.

Actualmente consolidamos el conocimiento y experiencias que han vivido los hogares en los cambios de gobierno de izquierda especialmente en Argentina, Brasil, Bolivia, México, Chile, Perú y Colombia; esto quiere decir que el 53% de los países de Latinoamérica están hoy regidos por gobiernos de izquierda que buscan invertir en la parte social especialmente, en estratos marginales. Ejemplo de esto se vio en Argentina que otorgaron tarjetas alimenticias para estimular el consumo en canastas básicas con importe fijo mensual. En el caso de Brasil con programas de bolsa de familias con transferencia de ingresos que proporcionaban ayudas financieras a familias pobres a cambio de asegurar que los niños asistieran a la escuela.

El resultado en consumo de estas iniciativas han sido el crecimiento en gasto de categorías de hogar; en el caso de Argentina sumando en consumo 18% en volumen del 2003 al 2013, mientras en Brasil las canastas crecían en promedio por año 4,5% en volumen.

En México se tuvo incrementos de salario mínimo entre el 16% y el 20%, se apoyaron hogares con madres trabajadoras, programas de becas a jóvenes, pensiones a adultos mayores y subsidios; lo que generó crecimiento de marcas básicas por penetración en niveles bajos, crecimiento del canal moderno, que poco a poco captó nuevos hogares, crecimientos impulsados por aumento de salario mínimo y por remesas. Es importante destacar que, el consumo crece a pesar de que el PIB deja de crecer en México después de un largo periodo de crecimientos moderados del mismo.

Finalmente, en Perú crearon programas sociales para reducción de pobreza, ampliaron coberturas del AFP’s incluyendo a independientes y microempresas y también incrementó el sueldo mínimo lo que generó que en canastas como cuidado personal y cuidado del hogar tuvieran un buen desempeño, cosméticos tuvo un crecimiento sostenido por dos años y en Alimentos destacó la indulgencia y la practicidad.

Estos ejemplos demuestran que, la construcción de ingresos en la clase baja permite el acceso a nuevas marcas y categorías, dinámica positiva en todos los NSEs, con variaciones por país y destaca la aspiracionalidad y búsqueda de valor como experiencias y entretenimiento.