sábado, noviembre 26, 2022
Mercadeo

El comercio electrónico transfronterizo y su comportamiento durante la cuarentena

Tal cómo se ha registrado a lo largo de los últimos seis meses, tiempo en el que el país ha permanecido en aislamiento obligatorio, el comercio electrónico tuvo un auge exponencial como canal de venta y abastecimiento. En Latinoamérica se evidenció un crecimiento de más del 300% en ventas a través de plataformas digitales; Colombia, según la CCCE, este canal ha crecido, en promedio, un 7,84% semanal.

En medio de este contexto, el comercio electrónico transfronterizo, una subcategoría del e-Commerce, también presentó crecimientos importantes en Colombia, según el reporte de empresas de esta índole. No obstante, este es un tema con implicaciones mayores, pues está atado a la regulación aracelaria del país, y los tratados internacionales a los que está suscrito.

Sin trazabilidad

Según Álvaro Morales, gerente de análisis económico de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE), Colombia no tiene una cifra general de la cantidad de transacciones, ticket promedio y facturación del total de las compras internacionales que se realizan por este medio. Esto, debido a que no existe una categoría arancelaria específica para el comercio electrónico, ya que este es un medio transaccional, transversal a la economía. «En la regulación aracelaria del país no existe una categoría, cómo con los vehículos o productos agrícolas, para los artículos adquiridos a través de e-Commerce. Incluso, cuando este cuesta menos de 200 dólares y pesa menos de 5 kilogramos, no paga este impuesto; por lo tanto, su trazabilidad es muy difícil».

Morales también aseguró que no es un problema exclusivo de Colombia, sino de diferentes países al rededor del mundo. «En la OCDE se planteó esta discusión; y en el país, la CCCE junto con Procolombia, el Ministerio de Comercio y el DANE estamos trabajando para identificar la trazabilidad de estas métricas; las cuáles son muy importantes para la competitividad de Colombia en el futuro».

Marcas e intermediarios

Paralelo al tema regulatorio, los colombianos, cada vez más, optan por comprar en marcas extranjeras a través del e-Commerce. Para facilitar el proceso arancelario, así como la logística y entrega, surgieron empresas que sirven de intermediarios entre las marcas y el consumidor final, facilitando su compra.

Encárguelo, la empresa Colombiana que logra facilitar la compra y envío de productos desde Estados Unidos y otras partes del mundo, se ha convertido en una de las tres plataformas web colombianas más grandes de comercio electrónico en el exterior; y ahora se encuentra en proceso de abrir, en los próximos meses, operaciones en México y Costa Rica.

Según la compañía, durante la cuarentena ha aumentado sus ventas en un 60%. Actualmente tienen 60.000 usuarios registrados activos y aunque vendieron US$1,1 millones el año pasado, esperan llegar a US$2 millones al finalizar 2020.

Su visión es terminar el año con un incremento del 100% frente al 2019 en ventas y clientes. «Nuestra idea desde un principio ha sido facilitar los procesos de compra para los colombianos y ahora que debemos depender más que antes de lo digital, queremos seguir ayudando a nuestros clientes a aprender y estar seguros a la hora de comprar en línea», explicó Alejandro Muller, CEO de Encárguelo.

También le puede interesar: La digitalización del mercadeo en la industria inmobiliaria

30
noviembre
Creative Conference 2022

Creative Conference 2022

El encuentro que presenta las soluciones creativas para la comunicación de las marcas.