Q’hubo, 10 años siendo el periódico de la gente

Q'hubo

Q’Hubo nació en 2008 como un proyecto del Grupo Nacional de Medios (GNM), para crear un diario nacional que unificara los diferentes diarios populares locales de El País de Cali (Q’Hubo), El Colombiano de Medellín (La Chiva), Vanguardia Liberal de Bucaramanga (Nuestro Diario) y El Universal de Cartagena (Nuestro Diario). Nació como respuesta a la necesidad de generar información cercana a la gente del común.

Noticias con las cuales las personas se sintieran identificadas, es decir, un medio que hablara de ellas, se viera como ellas y que opinara y pensara como ellas viven en su día a día. Por eso, el proyecto se gestó con el enfoque de darles una ventana a las personas de estratos socioeconómicos 1, 2 y 3 que no tienen un medio que dé visibilidad a lo que pasa en su “cuadra”.

4 hitos de nuestra marca

  1. Crecimiento y consolidación de ingresos de publicidad: logramos “bajar el velo” de prevención que se cree que tienen los anunciantes sobre los medios populares al momento de crear una estrategia de comunicación.
  2. Con 1.766.200 lectores en el primer semestre de 2018, superamos el último trimestre de 2017. Q’Hubo es reconocido como el periódico más leído de Colombia, según el Estudio General de Medios (EGM) OLA 2018.
  3. Con 10 años de vigencia, Q’Hubo ha superado en lectores a las tres categorías de prensa en Colombia: prensa tradicional, prensa gratuita y popular. Esto reafirma que su contenido tiene mucha relevancia para el lector.
  4. Aunque este periódico tiene un precio en la calle, la gente de las doce regiones en las que está presente está dispuesta a pagar para acceder a la información, lo que muestra su aceptación.

¿Por qué la marca se conectó con la cultura colombiana desde entonces y hasta ahora?

Porque siempre ha manejado una identidad iconográfica con la que la gente se representa y las noticias son lo que los lectores quiere saber. Todos los temas, ya sean de
farándula, deportes, judicial y utilidad, se aterrizan al ámbito local, para que no sean temas alejados de la realidad de las personas, de su día a día.

El periódico habla de lo que está pasando en la ciudad, de los asuntos de transporte del barrio o la localidad, del sistema masivo, de los problemas y de la violencia de donde viven, y cuenta cosas positivas que los afectan.  Es decir, historias de vida que hacen que la gente se represente a sí misma, que generan empatía y conexión de los lectores hacia la marca.

Q’Hubo, una expresión que aplica a todo el país, un saludo que muestra que hay confianza y una relación cercana.

Publicidad

Visión de futuro

Q’Hubo y sus lectores. Uno de los pilares de la marca es nunca dejar de sorprender; por eso, tiene el compromiso promocional, de estrategia comercial y de contenido, de hacer todo diferente a como lo hacen los demás. La narrativa tiene que diferenciarse y escribirse en un lenguaje diferente, eso es lo que lo hace exitoso en su mercado y lo que los lectores deben esperar

Rediseño permanente. Pensando en innovar, Q’Hubo está en un rediseño permanente en el sentido de ajustarse al mercado. Hoy tiene un gran número de lectores que son fieles, pero si esos dejan de serlo, pensará en las formas de llegar a las nuevas generaciones. Tendrá una oferta sustentada en la originalidad que lo ha caracterizado y que le permitirá permanecer en el mercado.

La cultura de la gente. Hoy, Q’Hubo ya es parte de la cultura de la gente. Con su trabajo, seguirá influyendo en la forma en que la gente vive su realidad. Esos son las promesas y los compromisos de la marca: cambiar la manera de pensar de los lectores de forma positiva, ayudarlos y acompañarlos en todo momento. Porque lo popular es lo que la gente vive y siente, es su cotidianidad.

Comentarios