lunes, marzo 04, 2024
Redacción P&M

Dejar de hablar del impacto que sufre el mercadeo a causa de los efectos de la pandemia es una tarea imposible. Meses de cubrimiento periodístico, a través de las diferentes plataformas de P&M, así nos lo demuestran. Los invitados a Time Out P&M se refieren a esto en algún momento de nuestras entrevistas; nuestros videocolumnistas apelan a la nueva normalidad para analizar cómo reaccionan el consumidor, las marcas y las empresas de servicios de mercadeo.

Cada pregunta que le hacemos a nuestras fuentes, aunque tenga como propósito indagar sobre otros temas, recibe una respuesta que no puede obviar el contexto de la pandemia. No es para menos: a causa del coronavirus, el mercado se puso en pausa; los comportamientos y actitudes de compradores y vendedores se alteraron en razón de las medidas de bioseguridad y el poder adquisitivo se redujo drásticamente. Hay más factores que no tendría sentido seguir enlistando aquí.

No obstante, es posible decir que cada acción de la vida cotidiana ha sufrido algún cambio, aunque sea mínimo, en los últimos meses.

Estas una de las razones por las cuales el estudio CMO Tracker 2020 debió cambiar sus objetivos de análisis en la mitad de la marcha. Hace algunos meses, habíamos anunciado que el estudio analizaría la forma cómo están conformados los ecosistemas de mercadeo, es decir cómo están integrados los equipos de trabajo, teniendo en cuenta a los actores internos, externos y sus las actividades, retos y funciones, entre otras variables.

El resultado final que se puede leer en esta edición y que será presentado en detalle durante el evento CMO Tracker Live 2020, que se llevará a cabo durante los días 25 y 26 de junio de 2020, presenta algunas variaciones. Esto se debe a que los líderes de mercadeo encuestados, tampoco podían desconocer el contexto de la pandemia y, de alguna manera, necesitan socializar y analizar la forma en que están enfrentando la nueva realidad.

Al respecto, el análisis de CMO Tracker destacada que los avances logrados por las organizaciones en proyectos de transformación digital, previo a la emergencia sanitaria, fueron determinantes para enfrentar los desafíos de la nueva normalidad con alguna cuota de éxito.

En términos generales, el mercadeo de hoy está obligado a ser innovador y a tener en cuenta elementos del mercado interno en estos procesos. Contrario a lo acostumbrado, esta vez las respuestas a las tendencias y a las nuevas necesidades del mercado dependerán de comprender el entorno propio, antes que de copiar modelos foráneos.

Debemos inventar formas de activar el mercado en medio del distanciamiento, como lo plantea nuestra sección En Agenda. Pero lo más importante será estrechar las relaciones con el consumidor. Las filiaciones de marca que se creen en estos tiempos serán duraderas. Y esa es la razón por la cual vemos que la tarea fundamental para las marcas es consolidar sus propósitos de largo plazo y trabajar en torno a ellos.

La agenda actual de las conversaciones del mercadeo y la publicidad muestra que todavía estamos en medio de la catarsis.

También le puede interesar: Con el mar más bravo, pero con el destino claro

Jaime
Sara
Carlos Correa Cano