sábado, mayo 18, 2024
gerardo

A medida que las empresas se enfrentan a desafíos sin precedentes, desde el punto de vista operativo, sumado al aumento de la inflación y las tasas de interés inestables, han llevado a las organizaciones a administrar sus gastos e impulsar la eficiencia siempre que sea posible.

Sin embargo, a pesar de las preocupaciones financieras, las empresas no han dejado de lado sus expectativas de seguir mejorando la experiencia digital de sus stakeholders. De hecho, la demanda de servicios adaptables y escalables es más alta que nunca.

En un contexto donde las expectativas de los clientes y empleados en cuanto a experiencias digitales son primordiales, las barreras para acelerar la modernización empresarial incluyen ineficiencias operativas, complejidades tecnológicas, falta de automatización y seguridad, así como la escasez de habilidades para manejar entornos de TI.

Para sobrevivir, las organizaciones no tienen más remedio que adoptar la modernización empresarial de TI. Su valor es claro: según un estudio de DocuSing e IDC, para el 2026, la inversión en transformación digital en las empresas de América Latina será de aproximadamente USD 15.400 millones.

Una encuesta encargada por Kyndryl, compañía de servicios de TI, a Forrester Consulting reveló cuatro grandes obstáculos que las empresas deben afrontar para lograr sus objetivos de modernización; La primera, son las ineficiencias operativas, esto refiere a que muchas empresas siguen utilizando la arquitectura heredada, que es mucho más complicada de gestionar y actualizar.

En segundo lugar, persiste la escasez de habilidades informáticas internas, ya que contratar y retener a personas con las habilidades adecuadas para la modernización de TI es un desafío. Luego, la automatización presenta desafíos ya que no se está adoptando lo suficientemente rápido, lo que lleva a que no se detecten los errores humanos. Y finalmente, la seguridad aún no se integra completamente en los modelos operativos, lo que deja a las empresas expuestas a vulnerabilidades que podrían tener un impacto significativo en sus negocios.

Abordando los desafíos de la modernización

Para superar estos obstáculos, los líderes empresariales deben priorizar sus desafíos más apremiantes. Esto implica identificar cualquier punto ciego que pueda no cumplir con los marcos regulatorios relevantes; al obtener una visión integral de las operaciones de TI, las empresas pueden identificar más fácilmente los problemas causados por sistemas heredados o ineficientes, junto con la identificación de las áreas que sufren la falta de personas capacitadas o procesos que podrían optimizarse con la automatización.

Otro paso clave es alinear a los equipos de trabajo. Al educar a los empleados, abrazar colectivamente la importancia de la modernización empresarial y de TI, y cambiar la responsabilidad organizacional, las empresas pueden integrar la modernización en su cultura para abordar mejor los silos operativos y capacitar a los equipos para que tomen decisiones más rápidas e informadas.

Por otra parte, los proyectos exitosos de modernización empresarial y de TI requieren asociaciones externas para guiar a las empresas a través de la gestión del cambio, la mejora de las habilidades y la integración de plataformas que son necesarias para una modernización completa. Los proveedores de servicios deben estar disponibles durante todo el proceso, colaborando con la brecha de habilidades. Esto incluye el uso de la automatización en la creación de nubes, la mejora de la seguridad, la aplicación de parches relevantes y la gestión de la rearquitectura de las aplicaciones.

Un socio de confianza también puede ayudar con la optimización continua de las operaciones de TI, revisando continuamente el ciclo de desarrollo y reescribiendo las aplicaciones. Finalmente, la resiliencia de la infraestructura tecnológica frente a todo tipo de amenazas es esencial para que cualquier empresa pueda operar sin interrupciones y asegurar sus funciones críticas. Para lograrlo, es necesario recurrir a nuevos desarrollos como la IA o la automatización, que permiten solventar las nuevas fallas de seguridad que surgen día a día.

Ante los cambios en las prioridades empresariales, un entorno económico turbulento y la evolución de las expectativas de los clientes, las empresas continuarán su búsqueda por ser más ágiles y eficientes. En última instancia, las decisiones de modernización que se tomen hoy impulsarán los resultados empresariales del mañana.

También le puede interesar: El boom editorial colombiano