miércoles, diciembre 07, 2022
Mercadeo

El mercado de tabaco en Colombia: Philip Morris proyecta un futuro sin humo

Philip Morris International está en un proceso de transformación histórica. La compañía de tabaco ha llevado a cabo la decisión que se ha hecho pública y explicita desde los directivos de la organización; esta consiste en dejar de vender cigarrillos en un plazo de 10 a 15 años en varios países del mundo.

Así lo explicó Silvia Barrero, vicepresidente de Asuntos Externos para el Clúster Andino en Philip Morris International:

Silvia Barrero-14 (1)

«Esta es una decisión estructurada y bien pensada que nació desde los niveles más altos de la organización. Tiene el poder de transformar la sociedad. Estamos enfocados en construir un futuro sin humo basado en una nueva categoría de productos; que si bien no están exentos de riesgo, son una mejor alternativa para los fumadores que quieren seguir consumiendo nicotina y están buscando una mejor opción que los cigarrillos tradicionales».

Actualmente, el portafolio de Philip Morris se constituye de dos categorías. Por un lado, están los productos de combustión; en el caso de Colombia, estas son marcas como Marlboro y L&M. Por el otro lado, está la categoría de riesgo reducido, la cual permite apalancar la transformación de la compañía; se trata de productos basados en el calentamiento del tabaco o la nicotina, sin proceso de combustión.

Productos de riesgo reducido en el mercado de tabaco en Colombia

El principal producto de riesgo reducido en el portafolio de PMI es IQOS, un dispositivo que calienta láminas de tabaco. Según la compañía, este artefacto emite en promedio un 95 % niveles más bajos de componentes nocivos, comparado con el humo del cigarrillo tradicional y esta tecnología no implica el proceso de combustión.

La Organización Mundial de la Salud reportó en 2021 que hay más 1.140 millones de fumadores activos nivel global y se espera que para 2025 la cifra baje, por lo menos, hasta los 1.270 millones. En el caso de Colombia, el país demostró disminuciones importantes durante los últimos años. Incluso, es uno de los países que más reducciones han demostrado desde 1990.

De otro modo, la Encuesta Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas 2019 del Ministerio de Salud reportó que cerca de 2.3 millones de personas son fumadoras activas en Colombia. Y el 5 % de los encuestados afirmó haber fumado cigarrillos electrónicos o vaporizadores con nicotina alguna vez en la vida.

Actualmente, Philip Morris comercializa IQOS en 71 países a nivel global. En total, cuenta con 21.2 millones de usuarios, de los cuales 15.3 millones han decidido dejar de fumar cigarrillo y hacer uso de IQOS de forma definitiva.

En Colombia, más de 80.000 adultos son usuarios de IQOS. La compañía proyecta que para 2025, más del 50 % de los ingresos netos sean provenientes de los productos sin combustión como IQOS.

Por otra parte, en la categoría de estos productos de riesgo reducido existen también los cigarrillos electrónicos, estos calientan un líquido de nicotina, la cual no está libre de riesgos. Los cigarrillos electrónicos en Colombia tienen alrededor de 500.000 usuarios, según reportó Philip Morris.

Como lo explicó Silvia, el hecho de que el elemento se caliente y no se queme, lo convierte en una mejor opción para la salud de los fumadores, puesto que el cigarrillo tradicional genera mayor daño, producto de la combustión.

La comunicación migrando a un futuro sin humo

Silvia Barreto detalló que el reto de hacerle entender al consumidor la existencia de esta categoría requiere cumplir el objetivo de entregar información veraz y sustentada en evidencia científica que le permita al consumidor de tabaco o nicotina tomar la mejor decisión posible para su caso particular.

El tabaco en un cigarrillo tradicional se quema a temperaturas superiores a 600 grados centígrados, esto genera humo, olor y ceniza; la combustión genera las sustancias tóxicas y nocivas para el cuerpo humano. Mientras que los productos de riesgo reducido llegan máximo a 350 grados centígrados y se libera la nicotina, pero no se genera la combustión, por lo que se evita el olor, el humo y la ceniza.

«Este tipo de información es vital que el consumidor la conozca», destacó Barreto.

La Ley 1335 del 2009 regula los productos derivados del tabaco. En el documento se detallan las reglas que deben cumplir los distribuidores de productos derivados del tabaco y destacan artículos como el número 15, en el que «Se prohíbe a toda persona natural o jurídica la fijación de vallas, pancartas, murales, afiches, carteles o similares móviles o fijos relacionados con la promoción del tabaco y sus derivados», entre otros en cuanto al empaquetado.

Sin embargo, desde la percepción de Philip Morris, esta ley se quedó enmarcada en los productos combustibles. Por lo que, pese a considerar que la regulación es necesaria, «esta debe estar conectada a los tipos de productos, por lo que deberían tener regulaciones distintas por sus diferentes condiciones», según la consideración de Philip Morris International.

También te puede interesar: Lucro registra las preferencias de los usuarios en los Centros Comerciales

TAGS