Emprender e implementar el modelo franquicia: “la lucha” en Colombia

Emprender e implementar el modelo franquicia: “la lucha” en Colombia

Corferias fue el escenario para la décimo segunda versión de la Feria de franquicias de la región Andina, Fanif. Colombia es considerado el tercer país con mayor potencial de crecimiento de las franquicias en el mundo.

Franquicias

Se calcula que durante los últimos cinco años, el mercado de franquicias en Colombia ha elevado sus cifras exponencialmente, pasando de un promedio de 103 franquicias en 2005 a superar 500 a finales de 2017.

Colombia continúa en la mira de los empresarios peruanos, así lo indican alrededor de 20 franquicias peruanas existentes en Colombia. Según cifras de la Cámara Colombiana de Franquicias, Colfranquicias, existen alrededor de 212 empresas extranjeras en el país.

Los establecimientos comerciales que ocupan mayor preferencia por los colombianos son encabezados por la industria de la gastronomía, seguidos por servicios y moda en el que Bogotá continúa en el primer lugar de ciudades de predilección con 12%, seguido de Medellín con 6% y Cali con 4%.

Precisamente, en el marco Fanif, que busca la promoción de nuevas aperturas comerciales de marcas internacionales en expansión de Latinoamérica, la Oficina Comercial del Perú en Colombia -OCEX Bogotá y Promperú trajo ocho delegaciones en diferentes industrias.

En el evento participaron las franquicias El Escondite, Las Canastas, Photolife, Rosatel, Bombon Rojo, Nitos, El pez On, Montalvo Peluquería y Spa, entre otras reconocidas marcas en el rubro gastronómico, fotográfico, bienestar, belleza e indumentaria.

Colombia es una plaza muy importante por el ingreso Per Cápita superior al de Perú y el promedio de crecimiento de franquicias como sector en Colombia. A ello, se suma el posicionamiento logrado de las marcas peruanas en el exterior”, afirma Soledad Campos de Parry, consejera económica comercial de Perú en Colombia.

Adicionalmente, Fanyf contó con espacio en el que empresarios de la región como Juan David Carrillo, CEO de la sanguchería La Lucha y del restaurante Osaka, compartieron sus conocimientos y experiencias como emprendedores y como líderes de negocios que funcionan bajo en modelo de franquicia.

Economía creativa, el plus

Durante dicha conferencia, David Edery Muñoz fue la persona encargada de hablar del proceso que vivió Perú en cuanto a generar políticas públicas que permitieran la creación y validación de los modelos de franquicia.

Este líder considera que la profesionalizacion es el caballo de batalla de cualquier emprendedor, porque lo ayuda a decidir qué quiere, a dónde va y, sobre todo, dónde empezó.

Para Muñoz el mejor validador del éxito de una empresa es la denominada Curva de la sonrisa, que evalúa de manera distinta la curva de aprendizaje de las empresas. Adicionalmente, considera que los modelos de negocio deben ser colaborativos. “La economía cambió y eso deberíamos saberlo”.

También le puede interesar: Generación X, Millennials y Centennials: desafíos generacionales dentro de las compañías

Entrevista

Precisamente, revista P&M habló con Juan David sobre su mayor “lucha” con La Lucha, sus expectativas, logros y retos en el mediano plazo y ofreció algunas recomendaciones a aquellos colombianos que estén pensando en emprender.

Franquicias
Franquicias

Para empezar, ¿qué recomendación ofrece usted a otros emprendedores para tener una empresa no solo exitosa, sino sólida?

La base fundamental de todo es salir del país, es conocer qué está pasando en el resto del mundo, en este caso en Perú. Probar, disfrutar y entender qué, de todo esto, puede tener un aterrizaje correcto en Colombia y por qué. Esa ha sido mi guía, además de creer fervientemente en mi visión, asociarme, buscar la gente correcta, porque solo es bien complejo hacer las cosas, y, sobre todo, no preocuparse por el dinero.

Yo quiero darles un mensaje a los emprendedores y es que los proyectos no se dan por etapas. Sí hay que estar organizados en una serie de cosas cuando vas a emprender pero sobre todo cuando ya vas a implementar el proyecto, pero lo importante es visualizar muy bien el final, estructurar muy bien el modelo de negocio para que sea creíble y sobre todo rodearte del equipo correcto. Si logran eso, creo que las demás cosas se van a dar por añadidura. Y la inversión deja de ser una preocupación.

¿Cuáles son los planes futuros tanto con Osaka como con La Lucha?

En lo que tiene que ver con Osaka, no hay planes distintos a seguirlo cuidando, a seguir cuidando nuestro producto, a seguir cuidando nuestro servicio, a seguir innovando. No es un modelo replicable, así que no habrá más Osaka en Bogotá ni en Colombia. Es un modelo único por sus detalles, por su oferta gastronómica, entre otras.

En el caso de La Lucha, que sí es una marca que está llegando al país, hemos abierto dos locales en el país y viene el tercer en agosto. Tenemos un plan de 10 puntos de venta en Bogotá, es un formato supremamente versátil. Saldremos de Bogotá, pero eso no va a ocurrir antes del año dos.

¿Cuáles son las ventajas y cuáles los riesgos del modelo franquicia?

Yo compraría una y mil veces una franquicia. Considero que he tenido suerte con mis socios y con los dueños de marca de franquicias, en todos los sentidos. He tenido química profesional y personal con ellos en el sentido de que los procesos, por ejemplo, legales y financieros, se han dado de la manera correcta.

Publicidad

Adicionalmente, la transmisión del know how, que es al final lo que compras de esa marca, se ha dado de manera permanente cuando lo hemos necesitado.

Entonces, las ventajas se relacionan con que son marcas que tienen el camino recorrido que ya se han equivocado, que han hecho ensayos, que han tomado decisiones, que han aprendido de eso y que, en consecuencia, se han ajustado.

Así que cuando tú decides comprar una franquicia, la marca ya ha recorrido un camino, con unos aprendizajes, que, desde mi punto de vista, si estás teniendo la visión correcta, la posibilidad de error o fracaso es menor.

Riesgos, hay muchos, como en todos los negocios, sea marca propia o no. Pero yo diría que en franquicia el mayor riesgo es que compres una marca y no te apoyen en su conocimiento, de marketing, de comunicación y ese tipo de cosas que se necesitan para que la marca se siga desarrollando y crezca en el tiempo.

¿Qué características tienen tanto los consumidores colombianos como el entorno para que usted decida emprender “la lucha en Colombia”?

Respondo tu pregunta desde el lado gastronómico. Te digo que Colombia ha tenido unos desarrollos, en cuanto a culinaria y gastronomía, muy grandes; sin embargo, otros países como Perú han logrado unas fusiones de culturas, que permitieron dar origen a unas experiencias gastronómicas, que no existían en Colombia y que cuando los colombianos las prueban quedan gratamente sorprendidos.

¿Cómo podrían y/o deberían ayudar los gobiernos de cada país a los emprendedores, por un lado, y a incentivar la gastronomía colombiana, por otro?

Hay que tomar las preguntas desde varias líneas. Primero, los emprendedores no estamos esperando un Gobierno paternalista, que nos fondee los proyectos, pero sí esperaríamos, por ejemplo, exenciones tributarias, para que durante los primeros años de consolidación sean mucho más benévolos y tú, como emprendedor, aproveches ese dinero de impuestos en reajustar procesos, cambiar maquinas, mejorar el personal, pagar mejores salarios y no destinar el 8% de todo lo que vendes al Estado.

Si fuera posible eso, no de manera indefinida porque entendemos que los impuestos son parte fundamental de cada país, pero si existieran periodos de gracia, para el emprendedor realmente serían de gran utilidad.

De otro lado, yo creo que el Gobierno colombiano podría tener un departamento de innovación y creatividad, de asesoría en franquicias. Ferias como esta (Fanif), son espacios muy interesantes para que emprendedores, inversionistas se den cuenta de lo que pasa en el mundo y, conozcan, además cuáles son los requisitos, por ejemplo, para que un empresario pueda traer una franquicia al país.

Creo, también, que la academia juega un papel interesante en el proceso de empoderamiento de estudiantes, en el que no solo se les diga cómo ser empleados, sino cómo salir a crear empresa y el impacto, generalmente positivo, que deja al país (generación de empleos, satisfacción personal e impacto al país).

También le puede interesar: Johnson & Johnson enfrentaría millonaria multa en Estados Unidos

Comentarios