miércoles, diciembre 07, 2022
consultores de comunicacion

Consultores de comunicación

Del Storytelling al “Capital Narrativo”

Después de hacer muchas campañas con storytelling en Vega y Jaramillo hemos dado un paso adelante. ¿Qué es y cómo su construye el CAPITAL NARRATIVO? ¿Cómo lograr tener una narrativa influyente?

El mundo y las comunicaciones cambiaron antes del Covid, quizás sin darnos cuenta, pero la pandemia terminó por hacer evidente este revolcón. Quienes entiendan que las organizaciones requieren construir y hacer crecer su “capital narrativo” y que lo único que se mantiene, como ha sido desde los inicios de la humanidad, es el poder de las historias, serán aquellos que crecerán en influencia y posicionamiento y lograrán no solo clientes y seguidores sino audiencias conectadas emocionalmente con su marca.

Además de capital económico, de capital social y de capital humano, las empresas modernas van a tener que invertir en aumentar su Capital Narrativo para crecer en Influencia. Y eso se revierte en los otros tipos de capital: económico, social y humano. ¿Y cuál será el resultado? Una narrativa influyente, que es el activo de comunicación más valioso que puede tener una marca o entidad.

Si hay algo que jamás cambia es que hay historias bien o mal contadas. Pero cuando hablamos de historias corporativas no solo hay que contarlas bien, sino que deben estar alineadas a la narrativa de su empresa o entidad, porque no se puede invertir el presupuesto en una pieza de storytelling (que normalmente no es tan barata), para que la gente no la relacione con la marca o el mensaje institucional.

La narrativa es como la personalidad de una marca; desde donde enfoca su actividad. Haciendo un símil con la literatura la visión narrativa de un autor como Hemingway, por ejemplo, era única y está plasmada en cada una de sus obras. La narrativa trasciende a sus historias. Es lo que los académicos llaman su VOZ. Y eso también pasa con la narrativa de una empresa que se refleja en sus acciones, sus palabras, sus gestos corporales, sus silencios y por supuesto en la forma como se comunica.

Si el storytelling está ajustado y refleja la narrativa corporativa, va a funcionar. Si no, no sirve porque la verdadera magia se produce solo cuando están juntas; una potencia a la otra. Cuando las dos se unen; cuando las dos se aprovechan al máximo; cuando una marca entiende y potencia el poder de las dos, entonces es cuando se produce la magia que todos anhelamos: el engagement. Esa conexión emocional única entre una marca y sus audiencias; una identidad de propósitos; una conversación entre pares que además nos dan una enorme ventaja en ese campo de guerra llamado redes sociales. Y por eso hoy ya pasamos a una nueva era. Ya no es suficiente ganarse la atención. Ahora hay que ganarse el respeto, la confianza y la credibilidad de la gente. Hoy estamos en la Economía de la Influencia.

Esa suma de Narrativa + Storytelling es lo que en Vega Jaramillo hemos llamado Capital Narrativo, y va a ser sin duda la tendencia más innovadora en los próximos años.

capital narrativo