Pringles lanzó el sabor a pollo con una campaña de cuidado ambiental

Con motivo de las fiestas de Fin de Año, la  marca de snacks Pringles creó una campaña que tiene como objetivo introducir el nuevo sabor a pollo, que solo estará disponible en Colombia puesto que el país en el que más se vende esta presentación de papas fritas, y que impulsa el reciclaje y el cuidado del medio ambiente.

Estos son algunos de los niños que participaron en el calendario de Pringles. (Foto entregada por la marca. Cuenta con los permisos de publicación y protección al menor de edad).

Después de diferentes estudios que han dado a la marca  conocimiento del mercado colombiano, Pringles ha decidido traer su nuevo sabor desarrollando actividades en puntos de venta, activaciones con consumidores, caravanas rumberas y la entrega de producto a la comunidad.

Pringles
Esta es la nueva presentación de papas Pringles.

Para el desarrollo  de la campaña se hizo una donación de 3.600 latas de papas de su nuevo sabor a  2.460 niños pertenecientes a 37 fundaciones adscritas a la Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia (ABACO) a nivel nacional.

A través de esta iniciativa, los niños participaron en un concurso que consistió en la decoración y creación de elementos útiles con el uso de las emblemáticas latas de Pringles y 12 de estas fueron escogidas para ser las imágenes oficiales del calendario 2017. Este se entrega a empleados, clientes, socios y proveedores de la compañía.

“Quisimos celebrar estas fechas de una manera especial, particularmente con nuestros aliados sociales. La lata de Pringles da vida a nuestro producto de forma única, por ello en este lanzamiento de la nueva variedad de Pringles Pollo, encontramos la oportunidad perfecta para darles una ‘probadita’ de nuestro sabor y de los programas sociales que hacen parte de nuestro ADN, al tiempo que ayudamos a formar conciencia sobre el reciclaje de nuestro empaque”, indicó Isaura Uzcátegui, Directora de Snacks de Kellogg para la Región Andina.

La compañía hizo hincapié en el deseo de crear conciencia en los niños y los adultos sobre el cuidado del medio ambiente mediante un producto que se ha hecho emblemático por sus empaques, tradición y variedad.

“Esta actividad es una forma de generar conciencia sobre la importancia de reciclar y lo mejor es que es en familia, pues involucra a los niños y a ellos con sus seres queridos. Además algo muy bonito es que la creatividad de estos chiquitines nos acompañará durante todo el año”, concluyó Uzcátegui.

 

Publicidad

 

Comentarios