Fintech, una industria que crece en Colombia

Fintech

De acuerdo con Fintech Radar Colombia y Finovista, Colombia es el tercer ecosistema en tecnología financiera o fintech y uno de los países de la región Andina con mayores avances en este campo. Este sector que viene adoptando una amplia gama de transacciones online como la ejecución de un préstamo, un crédito, o la adquisición de un seguro, es de los sectores que está madurando con mayor rapidez en Latinoamérica.

El impulso de y para las pymes

Las fintech además de proveer soluciones financieras tecnológicas a grandes compañías, también se mueven en el mundo de las pymes, con productos exclusivos para este segmento, que ayudan a los emprendedores a dar velocidad en el desarrollo de su negocio.

De acuerdo con Mario Hernández, CEO de Gosocket & Signature , “muchas fintech son startups que nacen de la visión de un emprendedor que entiende los problemas de serlo”.

Un estudio realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la empresa aceleradora de proyectos fintech, Finnovista, evidenció que en los últimos dos años, Latinoamérica ha tenido un explosivo surgimiento de nuevas empresas de estas características.

Fintech en América Latina

Según el informe, tres de cada cinco fintech (60,1%) fueron establecidas sólo entre 2014 y 2016, existiendo hasta principios de 2017, 703 en 15 países de la región. El objetivo de las fintech para pymes consiste en solucionar problemas para un empresario que no el respaldo administrativo de una gran compañía.

Al respecto, el Ranking de Pagadores reveló que el periodo medio de cumplimiento de las obligaciones financieras de las empresas con menor tamaño llegó a 53 días en el tercer trimestre de este año.

Publicidad

En medio de los esfuerzos públicos y privados por desterrar malas prácticas, también existen aplicaciones novedosas en el mercado para otorgar crédito y flujo de caja a las pymes. En Colombia, compañías como Gosocket cuentan con anticipos, el gadget de financiamiento que permite el pago anticipado de las facturas electrónicas emitidas. “Este gadget se distingue del factoring electrónico, entre otros, porque no requiere líneas de créditos, ni contratos, es de fácil uso en línea, y hace innecesario ir y registrar en la notaría cada sesión que se realiza, dado que todo es con firma electrónica”, concluye Hernández.

También le puede interesar: Asista al encuentro que abordará la transformación de los negocios a través de la ciencia

Comentarios