10 claves para darle buen nombre a su marca

Marca es un término que no solo identifica a un producto o servicio. Actualmente se ha convertido en un conjunto de elementos entre los que están olores, sabores, texturas, colores entre otros.  Para lograr el objetivo de atraer consumidores es necesario empezar correctamente para que la reputación sea la mejor y su producto tenga la acogida masiva de las personas.

Los humanos nos comunicamos mediante palabras; etiquetamos con ellas cualquier elemento tangible o abstracto de la realidad. Ya sea un producto, un servicio, una empresa, o cualquier otra iniciativa, necesitamos etiquetarla con un nombre para que las personas cuando lo escuchen o lo lean automáticamente piensen en el elemento.

También le puede interesar: ¿La historia de su marca está muriendo?

Las marcas no son la excepción. Un buen nombre determina si un producto es fácilmente identificable, cómo queda posicionado en la mente de las personas, y a la larga, su éxito o fracaso.

David Cantone, consultor en Marketing Estratégico especializado en marketing online publicó en su blog (http://davidcantone.com/nombre-marca/) una lista de 10 claves para elegir un buen nombre para su marca:

Publicidad

1. Una palabra mejor que dos

Dos mejor que tres y tres como máximo. También puede juntar dos palabras en una compuesta (por ejemplo PlayStation, BlackBerry, Microsoft, etc.).

2. El uso de las mayúsculas y minúsculas si importa

No es lo mismo iPad que ipad, ni AWeber que aweber. Las mayúsculas ayudan a pronunciar mejor la palabra separándola esta en partes, ofrecen una personalización del nombre como si se tratara de un logo y lo destacan del resto del texto que lo rodea.

3. Debe ser de fácil pronunciación, fácil de recordar y de comunicar a otras personas sin necesidad de deletrearlo.

Evite los nombres con 2 o más vocales iguales juntas (eee Pad) o 2 o más consonantes iguales juntas. Google y Twitter son la excepción que confirman la regla. ¿Sabía que Twitter se empezó llamando Twttr? Si una letra no se pronuncia no la ponga, salvo que sea una palabra fácilmente reconocible.

4. Evite el uso de números en la marca de su producto, salvo que ese número sea fácil de recordar

Además que tenga un significado íntimamente relacionado con las características del producto y siempre y cuando sea fácilmente reconocible por el consumidor.

Ejemplos de un correcto uso de los números:

Nintendo 64 (son 64 bits, el consumidor medio de videojuegos lo sabe y es un número fácil de recordar); Xbox 360 (es fácil de recordar por los 360 grados, de hecho esa es la supuesta razón del número, al parecer esta consola pretendía representar un giro de 360 grados en el mundo de los videjuegos. Lamentablemente el consumidor medio desconoce ese hecho. Aunque en este caso el número no afecta negativamente al nombre de la marca).

Ejemplos de un mal uso de los números:

MITS Altair 8800, IMSAI 8080, Asus eee PC 1015PW (este nombre lo tiene todo mal por ASUS), LG Swift GT540, BMW 635 CSi, y un largo etcétera de despropósitos por parte de las compañías. Nombres para olvidar = productos olvidados.

5. Evite usar iniciales

Asus eee PC 1015PW. ¿PW? ¿Por qué poner estas iniciales? Qué aporta esto. ¿Hace esto acaso más fácil de recordar el nombre o más atractivo al oído del consumidor? Si las iniciales no aportan nada no las ponga. Yo de hecho evitaría siempre poner iniciales en una marca, salvo en los casos en los que la marca sea reconocida tanto por su nombre completo como por sus iniciales (Hewlett Packard – HP).

6. Pregúntese ¿a que público va dirigido su producto? ¿es un público mundial o local?

No es lo mismo pensar un nombre para el mercado español que para el estadounidense. Por ejemplo, la marca Blu:sens, ha escogido “blu” en vez de “blue”, a pesar de hacer referencia al color azul, para que así se pronuncie igual en todo el mundo. Aunque en mi opinión en esta marca sobra ese signo de dos puntos “:” que hay entre Blu y Sens.

7. Evite utilizar signos de puntuación en el nombre de su marca

¿Por qué Blu:sens? Si no se lee no lo ponga; confunde y no aporta nada. Con ello entorpecen la unidad del nombre de la marca. En unos lugares la gente o los medios pondrán Blu:sens y en otros Blusens.

8.Trate que el nombre tenga alguna relación con el uso del producto

Por ejemplo, Game Boy, Game Gear, PlayStation, Vaporeta Aqualimpia, ZenHabits(.net), ProBlogger(.net), TabletManiac, etc. Es una forma fácil de conseguir que la gente asocie su marca con el concepto o la idea que a más le interese. Si yo digo TabletManiac automáticamente usted asociará esta marca con tabletas. La segunda parte de la palabra compuesta “maniac” se asocia con una persona obsesionada con el mundo de las tabletas.

He de decir que mi primera opción fue TabletMania pero lamentablemente ya estaba cogida por lainformacion.com. Lo bueno de TabletManiac es que se entiende perfectamente y me sirve tanto para un público de habla hispana con inglesa. Además, es fácil de pronunciar y de recordar y, por lo tanto, también lo es de compartir.

A veces vale la pena hacer una oferta al propietario de un dominio para que se lo venda. Aunque esto no siempre es posible dependiendo del precio que consiga por su traspaso, las opciones de nombres alternativos que tenga y de sus recursos. No se complique demasiado, si no puede conseguir el nombre que quiere, busque otras buenas alternativas y verá cómo, con el tiempo, cumplen con su objetivo.

9. La sonoridad del nombre

¿Qué tal suena el nombre pronunciado por otro? Antes de decidirse pida a otras personas que lean el nombre de su marca. No le diga cómo se pronuncia, simplemente pida que lo lean. ¿Cómo suena? ¿Suena atractivo al oído?

10. El test de los años

¿Cómo cree que afectará el paso del tiempo al nombre de su marca? Si su proyecto es de largo recorrido, evite confiar el nombre de su marca a una moda pasajera. ¿Cuántos años hace que se crearon las marcas Microsoft, Volvo, Ferrari, Apple, Nintendo y Motorola? Todas estas marcas, por nombrar algunas, suenan hoy igual de bien que cuando salieron a la luz. Sus nombres no se deben a ninguna moda pasajera y por ello perduran bien en el tiempo.

Un mal nombre de su marca puede significar el fracaso en las ventas del producto, lo que a su vez puede llevar a que la empresa quiebre. No subestime la importancia del nombre de la marca de sus proyectos pues son detalles como este los que al final determinan el éxito o el fracaso.

Reciba la mejor información sobre mercadeo

Comentarios