Ambient marketing y los códigos QR

Por: Rocío Hurtado.

Los códigos QR son módulos que no solo permiten almacenar información a través de puntos y líneas, ofrecen, además, la posibilidad de que el usuario tenga una experiencia cercana con la marca. Estos códigos parecen haberse convertido en una de las más importantes “mano ayuda” de la publicidad impresa, especialmente cuando el diseño o el texto son demasiado extensos o pesados, una alternativa digital parece una buena solución. Este tipo de códigos, que permiten interacción en medios digitales o móviles, existe desde 1994, y su tecnología fue creada en Japón por la empresa Denso Wave.

Publicidad

Los códigos QR se han convertido en una de las más importantes “mano ayuda” de la publicidad, porque facilitan la interacción entre lo físico y lo digital.
Los códigos QR se han convertido en una de las más importantes “mano ayuda” de la publicidad, porque facilitan la interacción entre lo físico y lo digital.

Códigos QR

Un ejemplo de cómo funcionan y el éxito que han tenidos estos códigos, anclados con tendencias específicas, es la campaña que se realizó en Portugal, a través de una gestión del gobierno para aumentar las visitas y el conocimiento histórico de este país.

Portugal posee un gran valor histórico y patrimonial gracias a la conservación de sus empedradas calles, su calidad humana y gastronómica, que genera interés turístico.

Teniendo en cuenta esa ventaja, para la campaña, realizada por la agencia Partners, se decidió quitar algunas de las piedras históricas y crear con ellas una serie de códigos QR, permitiendo así que las personas que transitaran por el lugar pudieran escanear con sus teléfonos móviles, el código con el que obtenían desde datos históricos hasta descuentos en restaurantes y estadías gratuitas en hoteles.

Fue tal el éxito, que la campaña se replicó en Barcelona, catalogada como la ciudad más visitada del mundo. Además de aumentar el número de visitas a los lugares históricos de Barcelona, a través de convenios y descuentos que ofrecían los QR, aumentó el número de seguidores en redes sociales. La idea podría extenderse con el objetivo de lograr que los mismos ciudadanos interactúen y conozcan su historia, generando, a su vez, un voz a voz con alcances mayores en otras partes del mundo.

Resultados

La noticia del primer código QR en piedra ocupó las primeras planas de periódicos, noticieros y medios digitales, que pusieron sus ojos en la intervención. Cubrimiento que generó mayor acogida, aplausos, publicaciones en Facebook y Twitter, lo que, en cadena, generó expectativa ante la posibilidad de que la iniciativa llegara a otras ciudades.

Estos resultados dan cuenta de que las posibilidades de esas pequeñas líneas son infinitas y que apostarle a iniciativas que, además, inviten al cuidado del medio ambiente, generan conciencia y posibilita la interacción con las marcas, puntos fundamentales para generar recordación.

Considero que este es un tipo de publicidad que perdura, no solamente en las calles donde se realizó la intervención, también en la memoria de los visitantes, porque interactúan con su propia historia, con su ciudad, con su propio entorno y además reciben beneficios por escanear con su celular un QR.

Este tipo de publicidad física impacta positivamente en el ambiente y en digital. Además de un recorrido guiado por esta actividad, es posible que el turista o el visitante se relacione con su ciudad, que la conozca, lo que da resultados en términos culturales y económicos.

Comentarios