Super Bowl LIII: la publicidad ganándole a lo deportivo

super-bowl-pymCon un aproximado de US$382 millones en publicidad dentro del juego, el Super Bowl vuelve a acaparar las agendas mediáticas de todo el mundo. Presentando el último partido de la temporada en la NFL entre New England Patriots y Los Angeles Rams, este esperado evento logró reunir a los amantes del fútbol americano, la música, la publicidad y el espectáculo.

Es un juego que vale oro. Es un juego que mueve industrias. Uno en el que no sólo vuelan los balones, sino los billetes. Dónde se respira patriots-ismo. Lleno de memoria-Rams. Cargado de polémicas, música y mucha, pero mucha publicidad. Ese es el Super Bowl, el súper evento, el más americano de todos. Pero esta vez, un poco menos impresionante.

Los mejores anuncios publicitarios del Super Bowl

La industria de la publicidad y el mercadeo no deja de ser protagonista en este gran evento. El Super Bowl o Supertazón, como lo llaman en varios países, cuenta con la presencia de anunciantes de talla mundial, quiénes presentan comerciales de alta calidad y con gran impacto.

Washington Post

El comercial del Washington Post fue de los más impactantes de esta entrega del Super Bowl. Exaltando la labor de sus periodistas y el cubrimiento que muchas veces pone en riesgo sus propias vidas. Porque “Saber nos mantiene libres”.

Bumble

La competencia de Tinder, Bumble, hace uso de la reconocida deportista Serena Williams para sentenciar que las mujeres no deben esperar para ir tras lo que quieren. Muy acertado.

Burger King

“Come como Andy”, es la apuesta de Burger King, en la que muestra al ícono del arte pop Andy Warhol, comiéndose una Whopper. Si él lo hace, ¿por qué tú no?

Stella Artois

La marca que aprovechó completamente el uso de estrellas del espectáculo, fue la marca de cerveza Stella Artois, quien realizó un comercial con la participación de Sarah Jessica Parker y Jeff Bridges.

Amazon

Por otro lado, una de las compañías más famosas de e-commerce, Amazon, recurre al uso de la tecnología sumergida en la cotidianidad. Un ejemplo que aterriza los servicios de la empresa a la realidad de todos los espectadores.

Pepsi

Y no se queda atrás uno de los mayores patrocinadores del evento, Pepsi, con su humor y rotunda rivalidad con Coca-Cola, decidió asegurar que esta bebida logra estar “más que bien”.

Doritos

La banda masculina de pop más importante e influyente de la historia de la música, Los Backstreet Boys, cobraron vida para el comercial de Doritos. Esos snacks adictivos que nos pintan de sabor.

Avengers: EndGame

La icónica película de Marvel que se estrena este 2019, Avengers: EndGame, contó con un trailer que aumentó aún más las expectativas de todos los fans. Quienes esperan ver el desenlace de su anterior entrega, “porque si algunos olvidan, nosotros no”.

Análisis Super Bowl LIII

Inversión publicitaria

Según Variety, en promedio, 5,1 y 5,3 millones de dólares fueron cobrados por 30 segundos de anuncio. Más allá del costo, se trataba de aprovechar el espacio para lograr conectar a partir del In bound marketing. Es por esta razón que las marcas acudieron al humor, la nostalgia y las caras de famosos para generar recordación, cautivar sus prospectos calificados y ganar presencia en la comunidad mundial.

La peor calificación de audiencia de la última década

Pese a la disminución en la audiencia de este año,  la edición 53 del Super Bowl sigue teniendo una cifra significativa. 98,2 millones de telespectadores conectados simultáneamente, para ver un partido que representa cientos de impactos publicitarios. Sin embargo, tuvo la peor audiencia de los últimos 10 años, con una calificación de 44.9, según las cifras del Washington Post. Esto significa que tuvo una caída del 5,2% respecto a la calificación del año pasado.

Hay que recordar que el Super Bowl LII, disputado entre los Patriots y los Eagles en el 2018, tuvo un alcance 103,4 millones de espectadores.

Calificaciones de audiencia de los últimos 5 años:

La puntuación más baja de la historia

Los datos hay que darlos y más allá de arrojarle la arena sucia a este Super Bowl, es importante anotar que fue poco emocionante. 13 puntos bastaron para que los New England Patriots salieran victoriosos sobre Los Angeles Rams, quienes apenas lograron marcar 3. Es así como este juego final de la NFL, pasa a la historia con el menor número de puntos marcados, una cifra bastante decepcionante.

Este record lo tenía el encuentro que se disputó en 1973, en el que los Miami Dolphins vencieron 14-7 a los Washington Redskins. Es decir, un total de 21 puntos anotados, 5 más que el de este año.

Show de medio tiempo. Una lluvia de críticas

Grandes presentaciones de medio tiempo han consagrado este espectáculo que ha visto pasar artistas de la talla de Michael Jackson, Beyonce, Justin Timberlake, Bruno Mars, Lady Gaga, Katy Perry, entre otros. Sin embargo, aunque este año contó con la presencia de uno de los grupos más reconocidos de la industria musical (Maroon 5), no tuvo una buena acogida en las redes sociales. En las plataformas digitales fue muy criticada la participación de Adam Levine y su banda, tanto por su presentación, como por haber aceptado la invitación.

Racismo: la raíz del problema

La discriminación racial sigue dando de qué hablar en el deporte y en los grandes eventos. El caso del jugador Colin Kaepernick, ex querteback de ’49ers’ de San Francisco, causó mucha indignación en el mundo, principalmente en algunos amantes del fútbol americano. La causa de la polémica, fue la protesta que realizó el deportista en el 2016, al decidir arrodillarse cuando sonó el himno de los Estados Unidos. El acto de Kaepernick, buscaba reclamar la igualdad de condiciones para las personas afrodescendientes. Esto representó su despedida de las canchas, después de que no volviera a ser contratado por ningún equipo de la NFL.

Publicidad

Sin importar que tan mediático y lucrativo sea este deporte, la sanción y polémica que se generó a partir de la exclusión del querteback, representó el rechazo de la comunidad internacional. Es tan así, que artistas reconocidas como Rihana y Cardi B, decidieron negarse a participar de esta nueva edición y junto a ellas, muchos otros personajes de la industria musical y del entretenimiento.

Fue bajo ese contexto, que Maroon 5, la banda musical de pop-rock estadounidense, fue la encargada de subir la temperatura en el Mercedez Benz- Stadium, ubicado en la ciudad Atlanta en Georgia. La participación de esta banda, Travis Scott y Big Boi, logró emocionar a algunos y decepcionar a otros.

Es esto una mala señal, tanto para el evento, como para los anunciantes que siguen pautando en un Super Bowl que este año agradó menos que los anteriores.

Super Bowl, una tradición que se mantiene

El evento más importante de los EEUU, no deja de sorprender y llamar la atención de todos los medios de comunicación. La relevancia que tiene para la industria publicitaria es innegable y muy probablemente seguirá siendo uno de los mejores espacios para los anunciantes. Sin embargo, queda el sin sabor de un evento que este año perdió calidad deportiva, afinidad emocional y aceptación de una comunidad que exige la vinculación de valores sociales, para recuperar la vida del mejor espectáculo.

También le puede interesar: Super Bowl LII, todo un juego de publicidad y mercadeo

Comentarios