Reflexión en el día del publicista

Reflexión en el día del publicista
Elizabeth Melo, presidente ejecutiva de la Asociación Nacional de Anunciantes ANDA

El 4 de diciembre marca la conmemoración del día del publicista. Una fecha inicialmente destacada en Argentina, como efeméride del congreso de publicidad (1936) mediante el cual se pretendió impulsar la enseñanza de esta disciplina en el país, y que ahora apropiamos en distintas naciones a lo largo del continente.

Este día tiene el propósito de reflexionar acerca de las contribuciones de la industria publicitaria a la sociedad y el mercado -que son muchas- y también analizar qué oportunidades tiene la publicidad para mejorar en sí misma.

Publicidad

Sobre lo primero hay muchas cosas que decir: el potencial de la publicidad como una plataforma de transformación social y cultural; la capacidad y vocación formativa de los mensajes comerciales en el uso y contra el abuso de ciertos productos; la virtud de despertar en el consumidor simpatía por causas sociales, ambientales y coyunturas históricas; sin contar con su demostrada eficacia en su función principal, anunciando los productos y servicios disponibles en el mercado.

Ahora bien ¿Cómo puede hacer la publicidad para mejorar en sí misma? Los esfuerzos van por buen camino. Sistemas fuertes de autorregulación en 12 países de la región; 25 mecanismos que son ejemplo de buenas prácticas en igual cantidad de territorios de la comunidad europea; Dinámicas de colaboración con el gobierno y organizaciones de base comunitaria en la mayoría de estas naciones, y en Colombia, la nueva Comisión Colombiana para la Autorregulación de la Comunicación Comercial, una organización independiente, autónoma y profesional, que tiene la misión de promover y desarrollar el autocontrol en nuestro país, son evidencias elocuentes.

También le puede interesar: Así celebró P&M el día del publicista

A pesar de todo, persiste la idea de la necesidad de prohibir la publicidad, y así lo hemos visto tanto en recientes proyectos de ley, como en la acción reiterada de diferentes ONG´s. Que gran pérdida sería para la cultura, la economía, el arte y la sociedad, la proscripción de una industria versátil, flexible, creativa, y transversal a todos y cada uno de los sectores industriales y comerciales.

Hoy, quiero retomar el principio de esta conmemoración y hablar a favor de la enseñanza de la publicidad; de la difusión de su práctica que no reconoce fronteras, industrias o profesiones; de su valor y relevancia para las marcas y los anunciantes; y sobre todo, invitar a amigos y detractores a conocerla mejor, en pro de darle el lugar que merece.

Por mi parte, en nombre de nuestros anunciantes, quiero agradecer en este aniversario, a los profesionales que comprenden las necesidades de las marcas y aplican en su labor las mejores prácticas, para conseguir excelentes resultados.

¡Feliz día!

Por Elizabeth Melo, presidente ejecutiva de la Asociación Nacional de Anunciantes ANDA

Comentarios