Cambiar o morir

Hiperconexión
Damian Kirzner, director de Mediamorfosis

Las historias y los géneros narrativos son más o menos los mismos desde siempre: amor, odio, guerra, aventuras, fantasía, sexo, intriga, etc. Pero la forma de narrar las historias cambia constantemente por la tecnología. Pinturas rupestres, canciones, teatro, libros…

Cuando Auguste y Louis Lumière crearon el cinematógrafo, agregaron una innovación tecnológica a las viejas artes. De un lado, una película de acetato atravesada por la luz, que se movía a 25 cuadros por segundo, y del otro, una mezcla de viejas artes: literatura, teatro, fotografía, dramaturgia, plástica, pintura, que representan historias de todos los tiempos, pero con una nueva narrativa que George Méliès comenzó a crear.

Hoy se incorporan otras tecnologías que crean otras formas de contar historias, inmersivas, transmedia, experienciales: realidad virtual, realidad aumentada, realidad mixta, instalaciones, transmediaciones.

En paralelo, los humanos nos transformamos en hormigas y estamos conectados a una red global al instante con rudimentarias antenas Cyborg (nuestros smartphones). Conexión global múltiple e instantánea. Esto es tan disruptivo para la sociedad humana, como el descubrimiento del manejo del fuego o la invención de la rueda. En este contexto de transformación estamos hoy.

Nosotros trabajamos en medios y queremos llegar con nuestro mensaje a una audiencia que cambió profundamente y que vive en realidades simultáneas, a raíz de la hiperconexión.

Nos topamos con múltiples desafíos y preguntas:
  • ¿Cómo harán los narradores para que su audiencia les preste atención?
  • ¿Cómo se cuentan las historias en los nuevos medios?
  • ¿De qué sirven los saberes adquiridos hasta aquí?
  • ¿De quién debemos aprender?
  • ¿Cómo harán las marcas para llegar con su mensaje?

El escenario es mutante y extraordinario. Las herramientas creativas se democratizan: con un smartphone, se puede hacer una película, por ejemplo, y los saberes ya no son enciclopedistas. Las técnicas se aprenden en la misma red y los nativos digitales, sean de New York City o de El Congo saben postear, crear storys, snaps y administrar sus apps. Ellos son creadores y editores del contenido que crean. Hay una nueva alfabetización transmedia a la que los medios y las marcas llegan después que los usuarios.

Publicidad

No tenemos biblias para consultar. En este asunto, estamos haciendo el camino al andar. Así que las respuestas se pueden buscar en las experiencias de los adelantados, de quienes están intentando, simultáneamente en todo el mundo, nuevas formas de contar historias que lleguen a sus audiencias.

De eso nos ocupamos en Mediamorfosis; por ejemplo, seleccionamos los mejores casos narrativos innovadores y los estudiamos para quedarnos con lo que sea útil y reinventarlo.

Quienes quieran seguir vigentes y quienes quieran vivir de su trabajo en medios, deberán adoptar una nueva actitud frente a estos cambios y prepararse para adquirir nuevos saberes, para sumar nuevas herramientas a su caja, para asociarse y colaborar con las personas que tengan conocimientos complementarios a cada uno. Es tiempo de disrupción. El educador Jean Piaget dijo: “La inteligencia es la capacidad de adaptarse a los cambios”. Por tanto, la consigna que nos debe regir es clara: cambiar o morir.

Por: Damian Kirzner, director de Mediamorfosis

También le puede interesar: ¿Cómo consumiremos?

Comentarios