Torre de control Alpina, la apuesta para transformar el servicio logístico

Torre de control Alpina. Dentro de los compromisos que tiene esta compañía, está cuidar la calidad, sobre todo cuando se trata de productos lácteos. Luis Vento, director de logística de Alpina, define la logística como un servicio “que le permite a una compañía poner su oferta de valor en las manos de los clientes”.

También le puede interesar: Alpina Market abrió un nuevo punto de venta en Usaquén

Siendo una de las compañías colombianas de mayor tradición, Alpina cuenta con una de las flotas refrigeradas más grandes del país, que se encargan de llevar los productos a los centros de distribución nacional, regional y recoger la leche en las fincas. “Tenemos seis plantas cada una con un centro de distribución y 7 centros de distribución regionales, es decir, tenemos 13 centros de distribución en los que nos movemos”.

Una compañía con ese tamaño se ve retada a buscar la manera de ofrecer servicios logísticos de calidad que permitan realizar todos los procesos necesarios para llegar a los clientes en los tiempos adecuados.

De eso se dio cuenta Alpina. Un entorno de tecnología, donde los consumidores son cada vez más complejos de entender, cuyos gustos y evolución están en constante transformación, obliga a las empresas a evolucionar, por lo menos, a la misma velocidad que sus consumidores.

“Nos dimos cuenta de que este era un tema de eficiencia y seguridad. Vimos que si queríamos seguir manejando una ventaja competitiva (gran parte de la operación logística de Alpina es propia) teníamos que evolucionar (…) si la logística no va a la velocidad de los consumidores pues va a quedar obsoleta”, agrega Luis Vento.

Publicidad

Torre de control Alpina

Bajo esa premisa, la compañía se dio a la tarea de hacer una inversión en el desarrollo de tecnologías, apoyada en startups, para crear la Torre de control Alpina e implementar sistemas de georreferenciación en las flotas que componen las tres líneas de servicio logístico de Alpina.

Como su nombre lo indica, la Torre de control Alpina funciona como una de un aeropuerto. Ubicada en Sopo, un grupo de personas se encargan de monitorear, no vigilar, el servicio logístico, respondiendo a tres frentes principales: servicio, competitividad y seguridad.

“La adopción de tecnología en los procesos logísticos es una de las estrategias de Alpina, pues a través del desarrollo de aplicaciones están logrando optimizar y mejorar la productividad en las líneas de transporte. Demostrar que la logística no es solo almacenamiento y distribución, sino una estrategia transversal que impacta todas las áreas de las compañías hace parte de las industrias 4.0, por eso Alpina ha decidido innovar y fortalecer su eficiencia operacional con un enfoque tecnológico y diferencial”, expresa Alpina, mediante un comunicado.

Luis Vento señala que la Torre de control ha permitido una conexión más eficiente con los distribuidores y, sobre todo, “mejorar en la calidad de vida de los conductores, que además no tienen que devolverse luego de cumplir una ruta, sino que entregan en un punto específico el vehículo a otro conductor encargado de hacer el siguiente tramo. De esta forma, los vehículos de la compañía están operando de manera permanente y no hay tiempos muertos ni retrasos”, concluye.

Comentarios