Ganastes, la campaña de Pepsi y Cuadrado

Ganastes es la palabra que ha caracterizado a la campaña promocional desarrollada por Sancho BBDO para Pepsi que ha causado revuelo en redes sociales por cuenta de un detalle en el copy: en lugar de escribir la palabra “ganaste” se ha agregado una s de más logrando que la recordación de la campaña sea cada vez mayor.

La estrategia de Pepsi y Hamburguesas El Corral invita a que los clientes de la cadena de hamburguesas, en el momento de la compra de su combo con Pepsi, opriman el botón de un muñeco que representa al jugador colombiano Juan Guillermo Cuadrado. Si Cuadrado baila, entonces el cliente habrá ganado y su cuenta será gratis. El punto que llamó la atención de los usuarios de las redes sociales es que el copy es el siguiente: “¡Si Cuadrado te baila, Ganastes!”.

Este hecho se puede analizar desde varias perspectivas. Por un lado, en el momento de realizar una campaña, el equipo creativo tiene la libertad de tomarse algunas licencias creativas y usar expresiones coloquiales o jergas que pueden ir acordes al contexto y a los personajes que son protagonistas de la estrategia. En este caso, es evidente que en el video promocional el futbolista colombiano utiliza la expresión “Ganastes”, idea que pudo inspirar el copy tal como salió publicado. No obstante, para muchas personas este detalle se trató más de un error que de un recurso intencional. En esta ocasión, probablemente para reducir ese margen de confusión pueden funcionar algunos recursos gramaticales como utilizar comillas en las expresiones coloquiales o que no son gramaticalmente correctas, pero funcionan de acuerdo al contexto.

¿De dónde proviene la idea de Ganastes?

ganastes

Carlos Felipe Arango, presidente ejecutivo de Sancho BBDO, agencia que maneja la marca, considera que la campaña cumple con el objetivo para la que fue planteada. “La campaña está funcionando, los resultados de la promoción son buenos. Las campañas deben conectar las marcas con los consumidores y esta sin duda lo hace”, expresó a P&M.

Por otra parte, desde el punto de vista estrictamente gramatical, el columnista de la Revista P&M, Carlos Pizarro, considera acerca de Ganastes:

Publicidad

“El afán, la premura del tiempo para sacar adelante una promoción, el desconocimiento de las normas básicas de ortografía y gramática… todo eso se le puede perdonar a una persona que ocasionalmente comete un error. ¿A quién no se le ha escapado una tilde? Y es que no nos digamos mentiras, las reglas de escritura no son ni pocas ni tan fáciles, pero hay límites. Cuando no es la tienda de la esquina, ni un estudiante en formación, ni un ciudadano del común quien comete una falta monstruosa debemos hacer una pausa en el camino y reflexionar: ¿cómo 3 gigantes pasan de largo un error como la foto que acompaña esta nota? Vamos, estamos hablando de Pepsi, Hamburguesas El Corral y una –por determinar- empresa de publicidad. Y debemos hablar de manejo del idioma, de cuántos ojos están atentos a corregir, criticar, devolver cualquier pieza publicitaria y de al final, dar el visto bueno y pasar a producción. Y debemos también hablar de plata, de presupuestos, de cuánto invierten las empresas en cuidar su imagen, de cómo cuidan sus logos, sus colores, sus textos. Son bien conocidos los rechazos de piezas por un tono ligeramente diferente en un color, por una pelusa en una pared de un escenario, por un parpadeo a destiempo de un extra en un comercial. ¿Y el idioma? ¿A ese quién lo vigila? Ya que los correctores de estilo son cada vez menos frecuentes, las empresas confían en los correctores de texto del computador y ocasionalmente en una visita del redactor a la Internet. Pero ojo amigos publicistas, tal vez están enfocados en corregir lo que para ustedes es un gran valor y que muchas veces la gente no nota y han descuidado lo que sin exagerar es la base de la civilización: el idioma. No digo que las marcas, los colores, las fuentes de texto no sean importantes, pero cuidemos lo que es común para todos, lo que nos une, lo que cala en la sociedad. Miren que las campañas no son precisamente baratas.

No es cuestión de buscar al culpable: el copy, el gerente de cuenta, la agencia completa, ¿la unión de dos agencias tal vez? Dos gigantes que ocupan un espacio importante en el corazón de la gente deben producir piezas perfectas. Seguramente mientras escribo estas líneas ya están planeando una respuesta en su oficina de manejo de crisis, diccionario en mano y buscando la manera de aprovechar el momento para convertir algo desfavorable y salir fortalecidos. Ahora, ¿cuánto puede trascender el error? Ya lo dirán las redes sociales; la gente criticará, se burlará, pero por lo menos aprenderá que la segunda persona del singular del pretérito perfecto simple de “ganar” no lleva “s” al final. ¿Y Cuadrado? Es posiblemente quien puede salir más perjudicado, pero ese es el riesgo de ser una figura pública. Este caso sigue en proceso…”

Lo más importante para Sancho BBDO, Pepsi y Hambuerguesas El Corral es que esta campaña ha tenido tanta recordación que solo existe un grito de victoria que reza Ganastes.

¿Cómo cree usted que se deben manejar este tipo de expresiones en una campaña?

Comentarios