Inteligencia emocional: factor clave para contratar profesionales

Inteligencia emocional fue la característica principal que destacaron los empleadores al momento de elegir personal para sus empresas. Así lo evidenció el Workforce-Skills Preparedness Report, elaborada por la empresa de capital humano PayScale Human Capital, las habilidades ligadas a  la inteligencia emocional, o  las llamadas habilidades blandas, son cada vez más relevantes para los empleadores a la hora de contratar Millennials.

Inteligencia emocional

Según el estudio, las capacidades más buscadas por un gerente al momento de contratar son: pensamiento analítico y solución de problemas (60%), atención al detalle (56%) y habilidades comunicativas (46%)1.

Publicidad

Así mismo, el estudio  detalló  que  las  habilidades de  escritura  (44%),  la  facilidad  para  hablar  en  público  (39%)  y  la capacidad de análisis de datos (36%) son altamente deseables; de hecho, a los empleadores les gustaría que estas se enseñaran con mayor profundidad en las universidades. El estudio analizó una muestra de 78.091 individuos: 14.167 estudiantes de la generación Millennials (nacidos entre los años 1982 y 2002) y  63.924 empleadores de la generaciones X (nacidos entre 1965 y 1981) y Baby boomers o Cocacolos (nacidos entre 1946 y 1964).

Otro dato importante que evidenció el estudio es la gran brecha que perciben los empleadores entre las capacidades aprendidas en el universidad y la realidad del mundo laboral. El reporte mostró que si bien el 87% de los estudiantes recién graduados se siente en capacidad de competir en el mercado laboral, solo el 50% de gerentes empleadores considera que tienen todas las herramientas para hacerlo.

En una encuesta realizada a 141 Millennials que trabajan para la empresa, se evidenció que el principal motivador para esta generación son las oportunidades de  aprendizaje y desarrollo dentro de las organizaciones.

De acuerdo al estudio, la razón que más pesó en la decisión de los encuestados de ingresar a Pfizer fueron las posibilidades de crecimiento dentro de la empresa y el 48% de ellos cambiaría de trabajo sólo en caso de tener mayores desafíos y posibilidades de desarrollo para su carrera. Así mismo, el 97% de los encuestados manifestó que le gustaría participar en los procesos de innovación de la compañía.

Aunque  reconoce  que  existe  una  brecha  entre  las  capacidades  aprendidas  en  la  universidad  y  las expectativas reales del mundo laboral, para Alfonso Arteaga, director de Gestión Humana de Pfizer para la Región Andina, la falta de experiencia laboral de los estudiantes recién graduados no debe verse como un problema, sino como una ventana de oportunidad.

“ Vincular gente con poca experiencia laboral no resta si se contratan personas con un alto nivel de inteligencia emocional, que sean capaces de adaptarse a las situaciones, de solucionar problemas de manera creativa y de comunicarse efectivamente con  su  equipo.  Si  se  les  da  la  oportunidad de  asumir  proyectos que  los  reten,  dichas cualidades suman un valor incalculable para la innovación y crecimiento de la empresa”.

También manifestó que los Millennials son quizás la generación más productiva si se les logra motivar. “Para esta generación el sentirse orgullosos de su trabajo no es un tema secundario. Muchas veces los Millennials se desmotivan y renuncian al mundo corporativo porque sienten que su trabajo no tiene ningún impacto en la sociedad”.

Además, Arteaga agregó: “Este tipo de alianzas las hacemos con el fin de continuar con nuestra labor por Colombia: innovar para llevar terapias que mejoren significativamente la vida de los pacientes y llevar esperanza a millones de personas. No existe el progreso sin la innovación, así que apostar por el talento joven es precisamente apostarle a la innovación”.

Comentarios