Se acaban los hípsters, lo nuevo son los yuccie

Yuccie

Yuccies  es el nuevo término para denominar a una nueva tribu urbana —o un segmento de ella— que se conoció por primera vez hace un par de días cuando el reportero David Infante los definió en Mashable, el portal aglomerador de contenidos, como “un pedazo de la Generación Y, nacidos en el confort suburbano, adoctrinados con el poder trascendente de la educación e infectados con la convicción de que no sólo merecemos seguir nuestros sueños; debemos obtener ganancias por ello”, cuando a su parecer hípster, yuppie, HENRY o muppie, ni ningún otro término lograba describir de manera más exacta a los millennials privilegiados, con mejor educación y gustos refinados.

¿Qué caracteriza a un yuccie?

  • Valoran más los trabajos que involucran creatividad
  • Compran productos orgánicos o artesanales
  • No pueden estar encerrados en oficinas, dejaron su trabajo de 9 a 5 para emprender
  • No siguen modas extravagantes, optan por lo clásico
  • Prefieren pasar un fin de semana fuera de la ciudad que salir de fiesta
  • No tienen deudas, pero tampoco son ricos
  • Sí, son snobs, sí, son egocentristas
  • Look más limpio, sin tatuajes o piercings visibles… y barba

Este nuevo término aparentemente marca la muerte —o transformación— de los hípsters y de todo lo génericos que irónicamente terminaron por convertirse, se despiden y le dan la bienvenida a seres aún más creativos con looks más sofisticados. Eso significa dejar atrás el vello facial.

Lo que antes era visto como el símbolo por excelencia de la masculinidad, actualmente para muchos es algo anticuado y pasado de moda.

El bloguero y escritor Joel Alexander, que hasta hace poco fue uno de los hombres que presumía una abundante barba y creó un culto en redes sociales alrededor de ella.

Publicidad

Sin embargo, recientemente, Alexander optó por afeitarse la cara por completo, se dio cuenta que cada vez conseguía menos trabajo que antes; lo dejaron de tomar en serio, las marcas se encontraban hartas de las barbas. “La gran tendencia barba ya acabó”, dijo.

Al haber crecido en el confort, al yuccie le gusta manejar dinero, pero esa no es su primera motivación. Su principal objetivo consiste en encontrar el equilibrio perfecto entre su desarrollo personal – a través de la expresión de su creatividad -, y el valor monetario del mismo. Suelen ser freelances capitalistas que beben de la contracultura y del espíritu de emprendimiento de Silicon Valley.

El impacto que tendrán los yuccies en la economía de Estados Unidos es relevante para el año 2025 se proyecta que conformarán el 75% de la fuerza de trabajo. De acuerdo con un estudio de Deloitte, el 28% de la generación del milenio siente que sus talentos están siendo sofocados en sus trabajos actuales.

Un estudio de la Universidad de Bentley encontró que el 66% de la generación del milenio quieren iniciar su propio negocio, y el 77% quiere horas de trabajo flexibles. Hacerse rico rápidamente sin perder su independencia creativa es el sueño de todo yuccie.

Fuentes: viveusa.mx– .cbc.cadineroenimagen

Comentarios