¿Cómo fidelizar a los clientes en tiendas físicas?

tiendas físicas

El crecimiento del e-commerce está obligando a las tiendas físicas a buscar formas de reinventarse. Y aunque el comercio convencional todavía tiene sus adeptos, las previsiones de Statista, portal en línea de estadísticas, investigación de mercado e inteligencia empresarial, apuntan a que las ventas online crecerán un 72% en los próximos 3 años. 

Por otro lado, un informe de Mood Media indica que un 78% de los compradores prefieren las tiendas físicas por la posibilidad de ver, tocar y probar los productos. A pesar ser el canal convencional el preferido por los consumidores para las compras, se cree que las tiendas pronto dejarán de ser exclusivamente locales donde se adquieren productos.

En la actualidad de haba del Shopper 5.0, clientes que buscan simplicidad en los procesos de compra a través de las nuevas tecnologías. Y previendo esta tendencia, las marcas tendrán que sumarse a procesos de reinvención. Tiendeo.com.co, el portal de compras, señala tres claves que en unos años podrían revolucionar la experiencia en tienda en el sector retail en los próximos años.

Realidad aumentada

Esta tecnología está tomando fuerza a la hora de captar consumidores. Su uso permitiría a los compradores saber si determinada prenda de ropa les sentará bien sin tener que entrar al probador, o incluso si un mueble quedaría bien con la decoración de su salón. Ikea, por ejemplo, es uno de los retailers que apuesta por esta tendencia. La marca sueca lanzó en septiembre Ikea Place, una aplicación móvil para iOS y Android para visualizar cómo quedaría un mueble de la firma en un espacio concreto.

Publicidad

Compra inteligente

Muchos consumidores suelen utilizar su smartphone en tiendas físicas, ya sea para informarse, comparar precios o buscar ofertas. Las tiendas pueden aprovechar esta circunstancia para agilizar las compras de sus clientes en el espacio físico.

Este es el caso de Hointer, una compañía que acerca al retail el showroom inteligente. Hointer propone tiendas donde sólo estén expuestos modelos únicos de cada prenda en stock. Los usuarios escanean con sus dispositivos los códigos QR que aparecen en las etiquetas de los artículos y seleccionan la talla que quieren probarse. Las prendas se envían directamente al probador, donde el consumidor cuenta con dos canales, uno por el que entra la ropa solicitada y otro por el que sale la ropa que no quiere. Finalmente, el pago de la prenda se realiza a través del propio smartphone.

La tienda como espacio de pruebas

Las marcas son conscientes de la importancia que tiene para los usuarios poder probar los artículos en la tienda antes de llevárselos a casa. Este es el caso de Leroy Merlin, que ha implantado en sus tiendas de Europa diversos talleres periódicos sobre bricolaje, en los que los usuarios pueden aprender las técnicas para reparaciones e instalaciones básicas en su hogar con los productos que la marca ofrece en sus establecimientos.

Por último, la gestión de las nuevas tecnologías y del canal online, permite a las tiendas ser percibidas como espacios que van más allá de solo adquirir un producto. El usuario tiene una experiencia que se traducirá en recordación, de esta forma, estará más cerca de convertirse en un cliente fiel.

También le puede interesar: ¿Puede posicionar su negocio sin aplicar SEO tradicional?

Comentarios