“El museo de los buenos recuerdos”, la emotiva campaña de Colmena Seguros

Como parte de su propósito de establecer un vínculo cercano con las personas para dar a conocer la importancia de los seguros en Colombia, donde la cultura del aseguramiento es baja, Colmena Seguros, de la mano de la agencia J. Walter Thompson, presenta “El museo de los buenos recuerdos”, una campaña que busca, mediante las emociones, generar conciencia en materia de aseguramiento.

Para esto, se exhibieron cuatro historias que reviven los mejores recuerdos de algunas personas con sus seres queridos. Revivir estas historias es una invitación a valorar los mejores momentos de la vida, los recuerdos que quedan y generar un llamado para proteger a aquellos que hacen parte de estos momentos. La mejor manera de abordarlo fue desde las emociones y sentimientos, de una manera positiva y amable para transformar la percepción del aseguramiento exequial y dejar entrever que los seguros son una inversión para las familias.

También le puede interesar: La nueva campaña de Carvajal Educación y Fundación Éxito

Una pareja de esposos que han tenido que vivir separados revive momentos gratos al ver sus cartas de amor; una pareja con más de 54 años casados que demuestra el valor del amor; dos hermanos que desde su nacimiento han permanecido unidos pese a las dificultades y una madre con su hija que demuestran la entrega incondicional, son los enfoques de las cuatro historias.

Publicidad

“El Museo de los buenos recuerdos”

El equipo creativo del proyecto encontró la manera de abordar el tema con un experimento social, en una locación en la que unas cámaras escondidas capturan los momentos más emotivos de los participantes.

Con esta campaña se han logrado más de 50 millones de impactos en Youtube y Facebook y más de 3 millones de visualizaciones de los videos. Además, se superaron los indicadores de cumplimiento en un 120 %.

Se busca que las personas se dediquen a vivir grandes momentos con sus seres queridos, a disfrutar cada instante intensamente, dejando un mensaje de que lo que queda al final son los “buenos recuerdos”.

Cuatro historias

Comentarios