Appétit: la nueva red social para “foodies” y “no foodies”

Esta nueva opción busca unificar fotos y recomendaciones sobre diferentes experiencias de usuarios a la hora de comer. La app está disponible desde hoy para Android y iOS.

“Appétit” busca unificar fotos y recomendaciones sobre diferentes experiencias de usuarios a la hora de comer. La app está disponible para Android y iOS.

“Appétit”

“No somos una aplicación más de domicilios, ni otro buscador de restaurantes- nosotros somos una red social que vio la oportunidad de unificar las fotos de comidas y compartirlas con amigos y otros usuarios. En ´Appétit´ puedes encontrar comentarios, reseñas, fotos de los usuarios sobre sus experiencias, agregar amigos y escalar en nivel de ´foodie´”, explica Andrés Chaljub, socio fundador de Appétit.

De acuerdo con un estudio de Maxwell PR Research, 1 de cada 2 personas que tienen un smartphone le toma una foto a su plato de comida por lo menos una vez al mes. Así mismo, en Instagram hashtags como #FoodPorn, #Food y #Comida, tienen más de 187 millones, 98 millones y 3.6 millones de fotos, respectivamente.

Opciones

La red social ofrece, dentro de sus valores agregados, la posibilidad de que las personas no tengan que buscar qué quieren comer, como ocurre en otras aplicaciones, sino que, teniendo en cuenta el timeline que contienen las fotos y recomendaciones de otros usuarios, “Appétit” quiere que las personas encuentren otras opciones en diferentes restaurantes y comidas. Por otro lado, también está la opción de buscar restaurantes por el estado de ánimo en el que el usuario esté, ciudad, precio, ranking y categorías.

Opinar, antojar y deleitar

En la red social, los usuarios tienen un sistema de puntos y niveles de acuerdo a sus publicaciones. A medida que más fotos y recomendaciones suban a la app y más “delis” logren, puede ir escalando de nivel y recibir “beneficios” como descuentos en restaurantes aliados.

Publicidad

“Buscamos que los “foodies” opinen, que los usuarios se antojen y los restaurantes deleiten”, concluye Chaljub.

Comentarios