Anuario de la Publicidad Colombiana: 15 años a través de sus portadas

Con un concepto creativo desarrollado por Publicis, el libro insignia del sector publicitario en el país, el Anuario de la Publicidad Colombiana, llega a sus 15 años en este 2017. Preparamos este recorrido histórico a través de las portadas del libro.

El Anuario ha resaltado y registrado lo más importante de la industria desde 2003 en términos creativos, convirtiéndose así en un referente obligado para agencias, anunciantes, medios, para la academia y en general para aquellos con alguna relación con la publicidad en el país. Aquí un recorrido por las imágenes que consolidaron lo más importante de su momento, en una sola portada:

2003

Desarrollada por Harold Zea & Asociados se convirtió en la primera imagen del libro. Un ave precolombina con la que se realizó un homenaje a la creatividad de nuestros pueblos ancestrales.

2004

Lowe/SSP3. La botella de cerveza fue durante muchos años un ícono de Colombia, único en el mundo. Este logotipo intervenido por el artista Antonio Caro sobre un fondo azul se constituyó en un homenaje a la creatividad y al arte colombiano por su originalidad y simplicidad.

2005

Este año el turno fue para JWT, un retrato en fondo blanco con el que se resaltaron las tendencias y la creatividad en un tercer año consecutivo de presentación del Anuario.

2006

ADE evocaba una puerta rota y paredes sostenidas por la creatividad y las ideas que durante ese año nutrieron el sector.

2007

DDB centraba la atención de este año en la imagen, y para ello, recordó el viejo viewmaster, una ventana al pasado de las imágenes tridimensionales que permitió a miles viajar y realizar verdaderas travesías con imágenes de alta calidad.

2008

La creatividad de Leo Burnett plasmada en esta portada. Inspirada en las películas serie B de los cincuenta retomó las técnicas artesanales, retomando la riqueza de Colombia en artesanías. Diego López usó la técnica del scratch para materializar el abominable “monstruo devorador de ojos”.

2009

“Conserva las ideas” ese fue el concepto desarrollado por McCann, resaltando que las ideas buenas no deben quedarse en un estante, deben conservarse, por eso la nevera.

2010

Las buenas ideas son como la caja negra de un Boeing 747. Siempre sobreviven. Así lo plasmó Ogilvy & Mather en 2010.

2011

Las ideas extraordinarias son como metales, son como oro, plata y bronce fundiéndose en las páginas del anuario 2011. Propuesta por Y&R.

2012

Rep/Grey traía ante los ojos de los lectores la magia de una cámara fotográfica. Los buenos momentos hay que capturarlos, y es precisamente la perfección de la luz a través de un lente lo que permite hacerlo.

2013: La primera década

Saatchi & Saatchi hizo una gran obra regresando a lo básico. La celebración de los primeros diez años de Anuario invitaba al lector a internarse en la belleza y la elegancia de la sencillez, al tiempo que incluía una interacción de este con cada una de las piezas presentadas, calificándolas de acuerdo con su criterio.

2014

Un libro de ideas y apostadores, porque detrás de cada idea exitosa, hay una agencia y un anunciante que le apostaron todo, y por eso ganaron en grande. Aguayo.

2015

Las “vacas sagradas” son los equipos de trabajo. A ellos, a los que a diario construyen y crean los mensajes es a quienes el Anuario buscó rendir homenaje. TXT Agencia Transmedia.

2016

Sancho BBDO resaltó el hecho de que algunas de las mejores ideas que vivieron en distintos medios y resultaron de una pesca paciente y a conciencia.

Publicidad

2017

Este año, el anuario reúne las ideas que lograron seguir de pie después de ser sometidas a los más estrictos criterios. A las ideas que no se caen y a aquellos que no las dejan caer, va esta invitación para formar parte de la historia de la publicidad en Colombia, para no quedarse por fuera del libro más representativo del sector en el país. Sus ideas deben estar en nuestra memoria.

Comentarios